Bienvenido, Bob, de Juan Carlos Onetti, un cuñado poco amistoso

Juan Carlos Onetti es una figura fundamental en la narrativa hispanoamericana contemporánea. Creador de un mundo imaginario, Santa María, donde los personajes viven sus frustraciones vitales, en el cuento Bienvenido, Bob, nos presenta igualmente el tema de las ilusiones perdidas.

La narrativa hispanoamericana experimentó, a lo largo del siglo XX, un auge espectacular. No sólo se trata del llamado ‘Boom’ de los años sesenta sino que, con anterioridad, autores como Miguel Ángel Asturias o Alejo Carpentier ya le habían otorgado enorme difusión.

Entre los nombres de esta extraordinaria narrativa se encuentra uno que, a pesar de ser considerado por Carlos Fuentes o Mario Vargas Llosa como el iniciador de la novela latinoamericana contemporánea, casi siempre ha permanecido en un segundo plano. Se trata del uruguayo Juan Carlos Onetti (Montevideo, 1909-1994) y, probablemente, ello se deba a su densidad literaria.

Foto de Montevideo

Vista aérea de Montevideo, ciudad natal de Onetti

Y es que la narrativa de Onetti, como la de su modelo William Faulkner, es compleja tanto desde el punto de vista de la forma como desde el del contenido. Respecto a la primera, se trata de un lenguaje denso, oscuro, en el que predomina la alusión y lo indirecto.

Pero, si difícil es la forma, mucho más lo es el contenido. Onetti no busca contar una historia sino mostrar los defectos de la sociedad y, sobre todo, indagar en la psicología de los personajes. Éstos son, generalmente, criaturas que han perseguido una ilusión y han terminado por desengañarse al no poder alcanzarla. Con razón se ha calificado al uruguayo como el novelista de la desesperanza y la angustia.

Al igual que su maestro Faulkner, Onetti creó un mundo imaginario donde se desarrollan sus mejores narraciones: la ciudad de Santa María, escenario de Juntacadáveres y El astillero. En este espacio cerrado una serie de personajes –más encarnación de problemas que criaturas reales- aparecen una y otra vez de modo reiterativo.

Todos estos rasgos se encuentran también presentes en el cuento Bienvenido, Bob, que trata igualmente sobre el paso del tiempo y el fracaso de las ilusiones. El protagonista va a casarse con Inés pero su futuro cuñado, Bob, más joven que él, lo considera demasiado viejo para su hermana e intriga para evitar el matrimonio.

Al pasar el tiempo, nuestro personaje se reencuentra con Bob, al que odia por lo ocurrido, y trama vengarse. Pero la mejor arma que halla para hacerlo es torturar a aquél, ya treintañero, recordándole lo que ambicionaba ser. El contraste entre sus ilusiones juveniles y la persona en que se ha convertido es un dolor mayor que cualquier venganza.

Se trata, por tanto, de un relato –como todos los de Onetti– de fuerte contenido psicológico, con el que casa perfectamente el estilo denso y pausado del novelista uruguayo.

Podéis leer el relato aquí.

Fuente: Centro Virtual Cervantes.

Foto: Montevideo: Morrissey en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...