‘Vampirismo’, de E. T. A. Hoffmann

Considerado uno de los grandes escritores del Romanticismo alemán, Hoffmann nos ofrece, en este relato, la que es, probablemente, primera aparición de la mujer en el mundo de los “no muertos”.

Vampiros
Dentro de la narrativa de terror, antes llamada “novela gótica”, la figura del vampiro siempre ha tenido gran protagonismo. Indudablemente, el caso más conocido es el ‘Drácula’ de Bram Stoker pero ha habido otros muchos populares y anteriores a éste: desde ‘El vampiro’ de John William Polidori, asistente de Lord Byron que inspiró su personaje en el extravagante aristócrata y que inaugura el género, hasta la ‘Carmilla’ de Joseph Sheridan le Fanu, son muchos los ejemplos que podrían esgrimirse.

También uno de los grandes maestros del terror en la literatura alemana adoptó esta temática para algunos de sus relatos. Nos referimos a Ernst Theodor Amadeus Hoffmann (Königsberg, 1776-1822) y especialmente destacado es su cuento titulado, precisamente, ‘Vampirismo’.

Músico admirado incluso por Beethoven, jurista y pintor, Hoffmann es una de las principales figuras del Romanticismo germano. En este sentido, no deja de resultar curioso que muchas de sus obras literarias hayan sido convertidas en piezas musicales pero ninguna por él mismo: Jacques Offenbach creó una ópera titulada precisamente ‘Los cuentos de Hoffmann’ o Piotr Ilich Tchaikovski un ballet inspirado en su cuento ‘El cascanueces’. En cualquier caso, el polifacético artista ha pasado a la posteridad como autor de relatos de terror, caracterizados por combinar magistralmente lo sobrenatural y el suspense con ciertos elementos grotescos a los que añade un potente realismo psicológico que les confiere autenticidad.

Gran parte de ellos fueron publicados en 1814 con el título ‘Piezas fantásticas’ en dos volúmenes que contenían ilustraciones del propio escritor así como una colección de crítica musical. Entre ellos, hay algunos tan famosos como ‘El hombre de arena’, ‘El magnetizador’, ‘El autómata’ o ‘El mayorazgo’ (inevitable es citar, igualmente, su novela breve ‘Los elixires del diablo’). Por su parte, ‘Vampirismo’ es posiblemente el primer relato de la Literatura donde el “no muerto” es una mujer. Narra la historia de amor entre el conde Hyppolit y la lánguida Aurelie, sobre la que su madre ejerce una extraña influencia.

Con una magistral gradación por parte del autor, ésta se va haciendo cada vez más turbadora hasta culminar en un terrorífico desenlace. Y es que una de las grandes cualidades narrativas de Hoffmann es la maestría con que va progresivamente acentuando la sensación de miedo en el lector, una forma de inquietar que, según él mismo decía, procede de su propia capacidad para percibir las cosas “invisibles para los ojos terrenos”.

Fuente: Biografías y Vidas.

Foto: Outcast 104.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...