El presidente del jurado, la vertiente menos conocida de Charles Dickens

Charles Dickens es, probablemente, el novelista más conocido de la literatura inglesa del siglo XIX y una de las figuras de las letras universales. Pero tiene una faceta menos popular: la de autor de relatos de misterio y terror, género al que pertenece el cuento ‘El presidente del jurado’.

Si tuviéramos que enumerar a los novelistas británicos más conocidos del siglo XIX, citaríamos sin duda a Walter Scott, Óscar Wilde o Virginia Woolf, o bien a las hermanas Brönte, Thomas Hardy o Arthur Conan Doyle, en función de los gustos de cada cual. Sin embargo, hay uno del que todos nos acordaríamos y éste no es otro que Charles Dickens (Portsmouth, 1812-1870), uno de los escritores más conocidos de las letras universales y creador de inolvidables narraciones.

Dickens es el novelista por excelencia de la Revolución Industrial, quién mejor retrató sus excesos que él mismo conocía muy bien, pues con tan sólo doce años se vio obligado a trabajar en una fábrica de tintes, al ser su padre encarcelado por deudas. Por sus páginas se mueven capitalistas sin escrúpulos, muchachos huérfanos e indefensos, pillastres maleados por la sociedad, aristócratas, proletarios y, en general, todo tipo de personajes característicos de la Inglaterra victoriana. No es casual que uno de sus principales admiradores fuera Benito Pérez Galdós, creador de un mosaico social parecido de la España de su tiempo.

Foto de la Casa Museo Charles Dickens

Casa Museo Charles Dickens en Broadstairs (Kent)

Sin embargo, los primeros textos de Dickens, los que le hicieron popular, son más bien de tono humorístico. Eran colaboraciones para la prensa en forma de esbozos literarios que, más tarde, se publicarían bajo los títulos de ‘Los apuntes de Boz’ y ‘Papeles póstumos del club Pickwick’. El éxito y el dinero logrados con estas obras le permitieron dedicarse a la Literatura y, a partir de entonces, muchos de los personajes de sus novelas se convirtieron en criaturas famosas en las que muchos veían retratado a algún conocido: Óliver Twist, Ebenezer Scrooge –el tacaño protagonista de ‘Cuento de Navidad’– o David Copperfield son inolvidables.

No obstante, Charles Dickens tiene una vertiente en su obra que es menos conocida para el gran público: sus relatos de misterio. Era un gran aficionado a la novela gótica y estaba muy interesado en las ciencias ocultas, sobre todo desde que sufriera en carne propia el famoso accidente ferroviario de Staplehurst (que novelaría en ‘El guardavías’). Y a este género pertenece el cuento titulado ‘El presidente del jurado’.

En él, el narrador nos relata como, habiendo sido elegido para presidir el jurado en un importante proceso por asesinato, comienza a aparecérsele la víctima, que, en busca de justicia, parece ejercer una extraña influencia en todos los que participan en el juicio. Con mano maestra y estilo ameno, Dickens nos cuenta todo el proceso manteniendo la intriga y la tensión del relato muy vivas hasta el final del mismo.

Podéis leer la obra aquí.

Fuente: Charles Dickens Page.

Foto: Jim Limwood.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...