El que inventó la pólvora, de Carlos Fuentes, sátira surrealista del consumismo

Carlos Fuentes es uno de los grandes nombres de la literatura hispanoamericana actual. Dos constantes se repiten en su obra: la experimentación narrativa y la búsqueda de la esencia del ser mexicano. Buena muestra de ello es su cuento El que inventó la pólvora.

Entre los integrantes del llamado ‘Boom’ de la narrativa hispanoamericana, existen dos figuras cimeras, Mario Vargas Llosa y Gabriel García Márquez. Pero, junto a ellos, se cuenta un buen número de escritores que, aunque menos populares, no les desmerecen en absoluto.

Nombres como Julio Cortázar, Juan Rulfo, Guillermo Cabrera Infante o Manuel Mújica Laínez, por poner tan sólo algunos ejemplos, conforman, con su excelente obra, una época dorada de las letras americanas.

Foto de Carlos Fuentes y García Márquez

Carlos Fuentes, al lado de García Márquez, en un acto

Pero, probablemente, el más cosmopolita de todos ellos sea el mexicano Carlos Fuentes (Ciudad de Panamá, 1928), quién además aúna los elementos constructivos del Realismo Mágico y las novedosas técnicas narrativas experimentales que se desarrollan a lo largo de los años sesenta del siglo XX.

Hijo de diplomático –por eso nació en Panamá– y embajador él mismo, su trabajo le ha permitido conocer distintos países y culturas y ese cosmopolitismo, como decíamos, se aprecia en su obra, que no por ello pierde su esencia mexicana. De este modo, las novelas de Fuentes abordan una doble temática: de una parte, los problemas universales del ser humano y, de otra, el análisis de la historia y la vida de su país, en busca de captar la idiosincrasia de éste.

Obras como La muerte de Artemio Cruz, que narra las reflexiones sobre la vida de un viejo militar de la Revolución mexicana; Terra nostra, de difícil lectura, o Cristóbal Nonato, cuyo narrador es un niño que se está gestando y habla del caos del país azteca, son buena muestra de su combinación de novedosas técnicas experimentales con la investigación de la esencia de México.

No obstante, con el tiempo, las formas narrativas de Fuentes se han ido haciendo más tradicionales, aunque no por ello poseen una menor audacia argumental. Buena prueba de ello es el relato titulado El que inventó la pólvora, mordaz y surrealista sátira del consumismo, en la que el narrador va contándonos como los objetos de uso cotidiano duran cada vez menos –simplemente, se deshacen-, al tiempo que los grandes poderes invitan al pueblo a consumir cada vez más.

Con un argumento de auténtica ciencia-ficción, al más puro estilo de Huxley, Fuentes ejecuta una parodia del mundo occidental y sus hábitos de vida. Nos propone un juego literario tras el que se oculta una demoledora crítica del consumismo desaforado de la sociedad contemporánea.

Se trata, en suma, de un relato muy original de quién es considerado hoy uno de los principales autores de la narrativa hispanoamericana.

Podéis leer el cuento aquí.

Fuente: Biografías y vidas.

Foto: Fuentes y García Márquez: Zokovsky en Wikimedia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...