‘Los buques suicidantes’, de Horacio Quiroga

Considerado heredero de Edgar Allan Poe, el uruguayo Horacio Quiroga fue, en efecto, un maestro del relato breve. En los suyos, una fuerza superior, ya sea sobrenatural, ya la Naturaleza, derrota al Hombre.

Un barco embarrancado
Las leyendas sobre barcos-fantasma encontrados por otros navíos son antiquísimas. Generalmente, narran como son hallados completamente vacíos y su tripulación ha desaparecido misteriosamente. Quizá la más clásica de ellas sea la del holandés errante, que fue convertida en novela por Frederick Marryat y en ópera por Richard Wagner pero hay muchas más.

Precisamente en este tema basa su relato ‘Los buques suicidantes’ el uruguayo Horacio Quiroga (Salto, 1878-1937), una de las grandes figuras de las letras en su país y también un personaje rodeado de cierto halo de misterio. Ello se debe, en buena parte, a su vida, marcada por la tragedia y que culminaría con su propio suicidio.

Pero también a su obra, compuesta especialmente por relatos breves en muchos de los cuales es inevitable adivinar el magisterio de Edgar Allan Poe por la atmósfera de alucinación que los rodea. Sin embargo, Quiroga se inicia bajo la égida del Modernismo. De hecho, su primer libro, ‘Los arrecifes de coral’ está constituido por un buen número de poemas. No obstante, pronto adoptó su propio camino, aunque nunca abandonaría el estilo preciosista de indiscutible raigambre modernista que caracteriza su prosa. Ello se hace especialmente visible en las descripciones de la Naturaleza de muchos de sus relatos, si bien sus temáticas son de una exacerbada crudeza. Porque en ellos nos presenta al Hombre enfrentado a las fuerzas telúricas de aquélla, que inevitablemente terminan por vencerlo.

Extraordinarios en este sentido son sus ‘Cuentos de la selva’, entre los que se hallan ‘El paso del Yabebirí’, ‘La guerra de los Yacarés’ o ‘Anaconda’, éste último sobre una gigantesca serpiente de esa especie que acaba con todo lo que se acerca a ella. Sin embargo, los agrupados en ‘Cuentos de amor, de locura y de muerte’ son mucho más oscuros, pues en ellos intervienen como catalizadores de la acción otro tipo de fuerzas menos visibles y, frecuentemente, sobrenaturales.

A este volumen pertenece ‘Los buques suicidantes’, cuyo narrador cuenta la terrorífica historia de un navío a la deriva y sin tripulación en el que, además, suceden extrañas cosas, pues otra dotación que llegó hasta él también ha desaparecido y una tercera, tras abordarlo, se suicidó en masa. Tan sólo el propio narrador ha sobrevivido para contar tan atroz experiencia. Desde luego, a juzgar por semejante argumento, si hubiera que identificar a un escritor hispanoamericano con Edgar Allan Poe, ése sería, sin duda, Horacio Quiroga.

Fuente: Escritores.org.

Foto: Stephane M. Grueso.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...