Introduciéndonos al dolor del ande en la literatura

Lopez Albujar le dedicó su libro a sus hijos. En la dedicatorio vertió tanto dolor como en sus cuentos, y la pasión y la búsqueda de la dignidad es lo que rescata para sí y para los suyos.

Los Andes Peruanos

Los Andes Peruanos

Los Cuentos Andinos, obra pilar de la literatura peruana del siglo XX, escritos por Enrique Lopez Albujar, son fundamentalmente un manifiesto de lo vivido en esta parte de la afligida nación peruana.

Sin embargo, no sólo los cuentos que escribió Lopez Albujar representan un aporte grande para el arte de las letras sino también una parte inusual que toma un lugar pequeño en el algunas obras pero en esta creció para ocupar una importante sección en el recuerdo de todos los lectores.

Se trata de la dedicatoria que Lopez Albujar destinó a sus hijos y que inicia con “Estos cuentos fueron escritos en horas de dolor”. Ese es el dolor que se refleja en cada una de las narraciones que conforman esta colección de cuentos, en la que los personajes se hacen eco de fatalidad que los domina desde el cielo, desde las impenetrables fuerzas que manejan sus destinos.


La dedicatoria hace gala de todo el sentimiento que Lopez  Albujar tiene respecto de su tierra, de su tiempo, de su entorno y de sus ancestros, por ello le dice a sus hijos: “Y por eso os dedico este libro. Ved en él sólo lo que debéis ver: un esfuerzo de serenidad en medio del sufrimiento. No lo toméis como una lección de experiencia para en las horas de vuestras grandes dudas, de vuestros torturantes conflictos, al recordar la causa que lo originó, os apresuréis a echaros por el fácil camino de la rutina y del acomodo”.

Esa serenidad que llama el escritor a observar en medio de su escrito es la calma que se entiende de cada acción que se da en el ande. Los textos escritos basados en la vida del hombre del campo ha sido muchas veces llegado a una buena capcidad de descripción, pero son pocas las ocasiones en los que un cuento, un poema, una novela, logran integrarse, de manera íntima a la realidad que buscan narrar.

Es por ello que al final, el autor agrega: “No; que os sirva para ser irreductibles en el bien, para que cuando el caso lo exija, sepáis tirar el porvenir, por más valioso que sea, a las plantas de vuestra conciencia y de vuestros principios, porque -oídlo bien- el ideal es lo único que dignifica la vida, y los principios, lo único que salva a los pueblos.”

Porque es ese ideal que él persigue lo que por décadas han mantenido en alto, a pesar de las condiciones, los indígenas del Perú.

Puedes leer el libro gratis aquí

Foto: Los Andes Peruanos por Jayegirl99 en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...