La campana, de Hans Christian Andersen, un bello canto a la Naturaleza

Probablemente sea más difícil escribir literatura infantil que para adultos. De hecho, son muy pocos los autores de ella que han pasado a la historia de las letras. Uno de ellos es el danés Hans Christian Andersen, creador de La sirenita, que en La campana nos ofrece un bello canto a la Naturaleza.

Aunque hay quién considera la literatura infantil un arte menor, probablemente sea más difícil dedicarse a ella que a la dirigida a los adultos. Hay que conservar mucho del niño que todos llevamos dentro para comprender los gustos e inquietudes de los más jóvenes.

De hecho, pueden contarse con los dedos de una mano los autores de narraciones infantiles que han pasado a la historia de las letras: el francés Charles Perrault, autor de Caperucita roja o La Cenicienta, los hermanos Wilhelm y Jacob Grimm, creadores de Blancanieves o Hansel y Gretel y unos pocos más.

Foto de un monumento a Hans Christian Andersen

Monumento a Hans Christian Andersen en Central Park, Nueva York

Inevitable es añadir a esta breve lista al danés Hans Christian Andersen (Odense, 1805-1875) que, como los anteriores, nos ha legados cuentos inolvidables entre los cuales posiblemente el más popular sea La sirenita.

Y ello a su pesar, pues lo que Andersen quiso siempre fue ser actor o cantante. Hijo de un humilde zapatero, con sólo catorce años se trasladó a Copenhague porque era el lugar donde había un teatro.

Allí, su director, el potentado Jonas Collins se apiadó del muchacho, verdaderamente poco dotado para la interpretación, y le subvencionó sus estudios. Sería su protector durante años.

Entretanto, Andersen decidió convertirse en dramaturgo y en ello tuvo algo más de éxito pero éste no le llegaría hasta que publicó sus primeros relatos infantiles. Desde entonces, compaginaría éstos con poesías, obras teatrales y alguna que otra novela.

Sin embargo, casi todas ellas pasaban más o menos desapercibidas. Tan sólo sus cuentos le proporcionaban fama y tanta alcanzó que, hacia 1840, ya habían sido traducidos, al menos, al inglés, al francés y al alemán.

El titulado La campana no se encuentra entre los más populares pero es un magnífico relato, ideal para enseñar a los niños el amor por la Naturaleza.

Todos los habitantes de una ciudad se hallan intrigados ante un bello sonido que procede de un bosque cercano y parece ser emitido por una desconocida campana. Muchos se internan en la espesura tratando de averiguar su origen pero serán dos niños quiénes desentrañen el misterio, una maravillosa incógnita que resulta ser de lo más natural.

Andersen nos brinda extraordinarias y minuciosas descripciones del bosque, que destacan dentro de su estilo llano y sencillo, muy apropiado para los niños. Se trata, en suma, de un bello cuento que muestra la innata capacidad del escritor danés para llegar al alma infantil.

Podéis leer el relato aquí.

Fuente: Andersen.sdu.dk.

Foto: Robnguyen 01 en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...