La música de Erich Zann, el oscuro mundo de H. P. Lovecraft

Howard Phillips Lovecraft fue un maestro de la narrativa de terror. Él introdujo en el género elementos de ciencia-ficción y, sobre todo, abandonando los tradicionales recursos a fantasmas y otras criaturas, supo despertar el miedo del espectador a través de lo onírico e inexplicado. Buena muestra de todo ello es La música de Erich Zann.

Las vías de que se sirve la literatura de terror para inquietar a sus lectores son variados. Puede tratar de hacerlo por medio de seres sobrenaturales, como el Drácula de Bram Stoker, o mediante siniestros psicópatas, como el Hyde de Robert Louis Stevenson. Pero lo que verdaderamente despierta el pánico entre el público son los sucesos inexplicables.

Se trata de lo que se ha denominadoterror materialista –como oposición alespiritualista protagonizado por fantasmas- y en su desarrollo, probablemente, el gran maestro haya sido el norteamericano Howard Phillips Lovecraft (Providence, Rhode Island, 1890-1937).

Foto de la casa de Lovecraft

Una vista de la casa de H. P. Lovecraft en Providence

Reconocido heredero de su compatriota Edgar Allan Poe, Lovecraft era, además una personalidad singular. Enfermizo desde la infancia y dotado de una desbordada imaginación, con el tiempo su equilibrio psicológico se vería alterado, desarrollando una serie de miedos patológicos que, curiosamente, coinciden con su etapa de esplendor literario.

Su extraordinaria obra constituye todo un hito en la narrativa de terror. Partiendo de los elementos tradicionales del género, lo renovó por completo, introduciendo en él elementos de lo que más tarde se llamaría ciencia-ficción. Así, en la serie sobre los mitos de Cthulhu, verdadera galería de criaturas sobrenaturales que parecen llegadas de otro planeta pero que muy bien podrían pertenecer a un mundo demoníaco oculto al común de los seres humanos.

Pero, en otros casos, busca inquietar al público con fenómenos anormales que nunca se sabe muy bien si proceden de una realidad paralela o, simplemente, son experiencias oníricas de sus protagonistas.

Buena muestra de éstos últimos es La música de Erich Zann, un relato envuelto en la neblina de lo paranormal en el más estricto sentido del término, es decir, próximo a lo normal pero inexplicable.

El protagonista nos cuenta como hace unos años vivía en una casa de huéspedes situada en la Rue d’Auseill, una calle que no ha vuelto a encontrar ni siquiera en los planos. Allí se alojaba un viejo violinista misterioso de nombre Erich Zann que, cuando tañía su instrumento, parecía desencadenar sucesos sobrenaturales.

Pero, en todo el relato, no hallaremos criaturas monstruosas ni seres fantasmales. Tan sólo la descripción de unos hechos inexplicables relatada con el magistral e inquietante estilo de Lovecraft provoca el miedo en el lector. Y es que pocas veces se ha logrado en la historia de la literatura una prosa tan tensa y apropiada para el terror como la del norteamericano, verdadero maestro del género.

Podéis leer la obra aquí.

Fuente: Hplovecraft.es.

Foto: Casa de Lovecraft: California Cthulhu (Will Hart) en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...