Los gatos de Ulthar de HP Lovecraft

H.P. Lovecraft en su cuento Los gatos de Ulthar representa la virtud de estos animales por brindar cariño sincero a sus amos y hacerles la vida más llevadera. Caracteriza en su cruel y odiosa mezquindad a la gente que mata a los gatos solo por que los ve pasar o los oye maullar, en la imagen de dos viejos diabólicos que serán muertos y devorados por todos los gatos del pueblo, al conjuro de un niño extranjero Menes, para vengar la muerte de su único gatito negro.

H.P. Lovecraft (1890-1937) muestra su admiración por los gatos, una virtud rescatable en todo buen escritor en su cuento Los gatos de Ulthar. Ulthar es un pueblo de la ficción de Lovecraft, que se supone habitado en tiempos del narrador, allí hay creencias mágicas sobre los poderes sobrenaturales de los gatos. También valora la vida animal como única e irrepetible, una verdad que se llega con la inteligencia emocional que permite amar y gozar de la compañía de estos tiernos y hermosos animales.

Lovecraft representa nítidamente a la gente diabólica y despreciable que mata a los gatos, son dos viejos esposos que se complacen en el sufrimiento animal, los torturan cruelmente haciéndolos gritar en la noche. La gente de Ulthar les teme porque los considera brujos con poderes maléficos. Son como un arquetipo de los vecinos insufribles y mezquinos que odian y matan a los gatos porque envidian su belleza y la felicidad que brindan a sus amos.

Una ciudad de gatos: A los gatos les ha costado recuperar su espacio, ellos se reunieron para matar y devorar a la pareja de viejos diabólicos, al conjuro de un niño Menes que reza al sol cuando su querido gatito negro muere a manos de la despreciable pareja. Los gatos desaparecen y se organizan para vengar a su especie. Este niño es como un flautista de Hamelin para gatos. Vino con un grupo de magos y era huérfano, sólo tenía a su mascota.

La prohibición de matar gatos se proclama cuando el burgomaestre y unos vecinos del pueblo verifican la muerte de los viejos maléficos. Cuando los gatos desaparecen para vengarse, Kranon el burgomaestre cree que la gente de Menes se ha llevado a todos los gatos en venganza por la muerte del gatito del niño. Los gatos hacen justicia matando y devorando a los viejos diabólicos, se vuelven una masificación del gato con botas que devora al ogro. Cuando vuelven a sus casas no comen por dos días.



La ciudad evoluciona hacia la protección de los gatos, de forma que nadie los puede matar, se recupera el valor de estos animales en el antiguo Egipto. Este tema del maltrato a los animales sigue en vigencia, pues notables son los esfuerzos de sociedades protectoras y activistas en todo el mundo por conseguir hacer valer los derechos de los animales. Lo que falta es sanciones establecidas por el estado para meter en prisión, suspender de sus trabajos y multar a la gente abusiva y despiadada.

El orden viene de fuera: En tiempo del relato, los gatos viven cómodamente a pie de los fogones de las casas, proliferan y el pueblo disfruta de su compañía. Los viajeros y mercaderes pueden constatar esta situación. El tiempo disfórico o negativo en el relato ocurre cuando la pareja de ancianos de la lúgubre cabaña se ensañan con los gatos del pueblo, instalando una época de terror, sin que nadie se atreva a hacerles frente porque los crímenes son realizados de noche.

Menes llega con una caravana de gente oscura del sur, un pueblo que tenía en sus carros figuras humanas pintadas con cabezas de animales. Ellos valoraban la vida animal y el niño poseía poderes para conjurar a la naturaleza en defensa de los animales. Es gracias a la invocación de Menes que vuelve el orden a Ulthar, tiene que venir un poder sobrenatural de fuera para equilibrar la balanza entre el bien y el mal. Cuando el reza al sol y al cielo, las nubes realizan extrañas figuras.

Los viejos diabólicos pasan una semana insepultos reducidos a esqueletos, el hecho de que los gatos se los coman significa que serán desechos al ser defecados en sanción a su abyecta conducta. El pueblo también se contenía de recriminarles porque eran enjutos y marchitos, abusaban de su ancianidad para repetir gratuitamente su crueldad contra seres más débiles que ellos. Menes y los gatos de Ulthar establecen la vuelta al orden de la ciudad, la encaminan en el deber ser de la civilización.

La reivindicación del gato: en este cuento el gato es símbolo del bien, del afecto para con sus amos y de la justicia que devuelve el orden a la sociedad. Es por la muerte del gatito negro de Menes, que los gatos deciden vengarse. Lovecraft desmitifica la vulgar superstición de algunas personas de considerar al gato negro símbolo de mala suerte. Todo gato es fuente de cariño y el autor rescata este tópico, los gatos regresan después de matar a los viejos diabólicos porque ya no hay quien los mate.

Los gatos aplican justicia contra los agentes que los oprimen, se deshacen de ellos para hacer valer sus derechos. Hay una humanización de los gatos, reaccionan en grupo como los animales en Rebelión en la granja de Orwell. Hacen justicia contra una opresión conocida y por la falta de acción de sus dueños. Es como un grupo social que deba tomar las armas para ser respetado en la comunidad y alcanzar la calidad de vida necesaria para la mantención de su especie.

La conciencia de los gatos se reivindica por su conexión con la cultura universal, las creencias en sus capacidades súper sensoriales y su capacidad para expresar su afecto y su odio. Hay sólo dos agentes de mal en el cuento, ellos representan el atraso de una sociedad que no puede alcanzar la verdadera paz al permitir la muerte de seres inocentes. Los gatos se apropian de Ulthar, haciéndole habitable para ellos, reivindican un espacio en que siempre tuvieron derecho de vivir.

Conclusión: El elemento sobrenatural hace retornar el orden y la felicidad a Ulthar, ciudad en que dos viejos escudados en su decrepitud disfrutaban matando a todos los gatos que pasaban cerca de su cabaña. Los gatos al conjuro de Menes cobran el valor para reivindicar a su especie y dar el castigo merecido de muerte a los viejos diabólicos, acabando con la única amenaza a su supervivencia y dando ejemplo de la cohesión de los grupos más débiles contra la opresión al vengarse.

Fotos:

“lovecraft” de home.earthlink.net

Los-gators-de-ulthar-web” de sebasdodo.blogspot.com

“cats-of-Ulthar” de haardlife.blogspot.com

“The_Black_Cat” de ari-ari-time.blogspot.com

“Lovecraft” de www.mois-sf.ens.fr

“gent” de alangullette.com

“Gato-Negro” de espacioblog.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...