Rikki-tikki-tavi de Rudyard Kipling

Rudyard Kipling llevo a su narrativa la leyenda hindú de la mangosta, a la que dibuja como un animal noble y piadoso que lucha contra una familia de poderosas cobras negras hasta aniquilarlas y devolver el orden al jardín como locus amenus o lugar ideal de paz. Esta mangosta, Rikki, se gana el reconocimiento de humanos y animales convirtiéndose en una leyenda viva en el bosque.

Rudyard Kipling (1865-1936) conservó las leyendas de su tierra natal Bombay, a pesar de ser hijo de padres ingleses para luego recogerlas en versos y relatos. El cuento Rikki tikki tavi, narra la aventura de una mangosta que salva del dominio de unas cobras y serpientes a un jardín de animales y a una familia humana, que la adopta y antes le había salvado la vida a ella. Se plantea la oposición del bien y el mal, encarnados en la mangosta y los ofidios respectivamente.

Este cuento relata una batalla en tierra de la mangosta Rikki, planeada con astucia para deshacerse de la pareja de cobras Nag y Nagaina, quienes intentan matar a la familia del chico Teddy, amigo de Rikki. Las muertes que ocasionan las cobras son sentidas por la población de aves y ratones que ven en la mangosta, la única esperanza de vivir en paz en un territorio que les empieza a ser ajeno. Ayudará a la mangosta al final, la pareja del pájaro tejedor en la estrategia contra Nagaina.

Los lectores que deseen leer este cuento disponen del siguiente link:

http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/ing/kipling/rikki.htm

   

Los dos mundos: Rikki es una mangosta joven que por una inundación desemboca en casa de Teddy y sus padres. Ahogada e inconsciente esta familia le salva la vida y pronto ella se convierte en guardiana de su hogar y del jardín. Se siente vinculada a los humanos que le brindan afecto y a los animales indefensos que sufren por la serpiente y las cobras. Rikki es un enclave de la naturaleza salvaje y noble en medio de la vida cotidiana de unos colonos ingleses.


Para cuidar los espacios humano y salvaje tendrá que explorar los ambientes del bungalow de los colonos y los contornos del jardín. Son tres peleas narradas en el cuento, en la primera lucha a espacio abierto contra las dos cobras y la serpiente Karait, matando sólo a esta última. El mundo salvaje expresa una lucha por el dominio del territorio, por el control sobre la vida y la muerte. El mundo doméstico es un enclave humano en el bosque que es conciente de los peligros de las cobras.

En la segunda pelea mata a Nag y en la tercera y final a Nagaina, llevando la lid desde la casa de sus amigos hasta afuera hacia la madriguera de la hembra cobra, donde la aniquila, habiendo antes destruido sus huevos. El bosque es el espacio del locus amenus, que se parte en dos mundos, uno domestico, que ve en él el aspecto de la belleza natural y otro peligroso por la invasión de ofidios que aniquila a varios animales indefensos. El orden de este espacio vuelve con la labor de Rikki.

      

El poder de las cobras: Según Nag, su estirpe tiene una fuerza sobrenatural porque el dios Brahma les imprimió su sello en la capucha, cuando un ancestro lejano protegió a la deidad del sol. Aparte, su mirada paraliza a los débiles, por ello, la mujer de Darzee, el pájaro tejedor enfrenta a Nagaina de espaldas evitando verla a los ojos. Esto ocurre cuando esta ave distrae a la cobra para que Rikki destruya sus huevos. El poder de la mirada representa el poder del mal.

Sólo hay animales débiles como el ratón almizclero y las aves que sólo saben cantar, Rikki es la única guerrera que asume su misión de limpiar el jardín de la amenaza de las cobras. Todos estos ofidios reciben la sanción del relato, no son enterradas, Nag muerde con dos balas de fusil por parte del padre de Teddy y su cuerpo va a podrirse al estercolero. Un final innoble para el personaje que representa la maldad en sí misma. En todos los duelos se advierte el peligro para Rikki, de sus enemigos.

Las cobras invaden la casa adoptiva de Rikki, Nag entra al cuarto de baño, donde Rikki lo acaba con ayuda del dueño de casa y Nagaina entra al comedor con la familia completa en el desayuno. Para este momento Rikki cuenta con más experiencia y la saca del escenario humano para salvar a su familia adoptiva. Estas cobras como personificación del mal, son todo crueldad para destacar la nobleza y virtud de Rikki. Las cobras son purgadas en su descendencia porque el nuevo orden lo requiere.

La leyenda: Rikki tikki es el nombre de la mangosta por onomatopeya de su sonido de guerra. Este animal es salvaje pero tiene cabida en su corazón para la bondad. Reacciona con inteligencia afectiva al hacerse querer por su familia humana y acepta su rol de justiciera para tutelar la vida de los animales indefensos. El narrador cuenta la historia desde el pasado con pormenores de los encuentros y al final el pájaro tejedor Darzee le dedica una canción de homenaje.

Rikki es amable, piadosa porque defiende a las aves que han perdido un polluelo y valiente porque se entrega plenamente a la batalla. Su máxima proeza es matar a Nagaina en la oscuridad de la madriguera de esta cobra. También recibe consejo del ratón almizclero, quien le informa del movimiento de Nag hacia el cuarto de baño. Para definirla como heroína no aceptará los halagos de las aves tejedoras hasta no terminar por completo con la familia de cobras negras del jardín.

A Rikki se le inyectan los ojos en sangre al pelear, es por la ira que la canaliza hacia la justicia. No sólo cuenta con la fuerza de sus colmillos sino con la inteligencia para utilizar a los otros animales como aliados en combate. Rikki pide a la mujer de Darzee, que vuele como si estuviese herida, para que sea señuelo ante Nagaina. Es una heroína eficaz, las cobras la superan en fuerza. Al final sabemos que cuido el jardín hasta que ninguna cobra osó aparecer. Su llegada trae orden y paz.

Conclusión: Las historias de animales tienen un valor de arquetipo. La lucha de la mangosta Rikki contra las cobras es el combate entre el bien y el mal. Para hacerlo verosímil, se desarrollan la virtud de Rikki en la casa y el jardín que se contrapone a la maldad y peligrosidad de las cobras. Su estadía en el jardín es la vuelta al orden de la naturaleza y el equilibrio del locus amenus.

Fotos:

“img-front” de gutenberg.org

“v2002-17a” de mackinac.org

“98” de zunzun.cu

“116262_3914888941″ de s2.fotolog.com.ar

“cobra-info0″ de static.howstuffworks.com

“meerkat” de www.proyectogeo.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...