A los setenta y cinco años de ‘El Hobbit’, de Tolkien

Se cumplen ahora setenta y cinco años de la publicación de ‘El Hobbit’, de J. R. R. Tolkien, el cuento que constituyó el germen de ‘El Señor de los Anillos’, la trilogía que cambió para siempre la literatura fantástica y que ha sido leída por millones de personas pertenecientes a varias generaciones y culturas.

Aceña de Sarehole, donde Tolkien jugaba de pequeño

La aceña de Sarehole, donde Tolkien jugaba de niño

Corría el año 1937 y, mientras vientos de guerra soplaban en Europa, se publicaba un cuento infantil destinado a ser el germen de una trilogía que iba a cambiar para siempre el género de la literatura fantástica. Se titulaba ‘El Hobbit, historia de una ida y una vuelta’ y su autor era un joven profesor de literatura inglesa en la Universidad de Oxford llamado John Ronald Reuel Tolkien (Bloemfontein, Sudáfrica, 1892-1973). No hace falta decir que, de sus breves páginas, surgiría nada menos que ‘El Señor de los Anillos’, una de las cumbres de la Literatura Universal.

Según reza la leyenda, todo empezó unos años antes. Tolkien estaba corrigiendo exámenes y, al llegar a uno que estaba en blanco, casi mecánicamente escribió sobre el folio: «en un agujero en el suelo vivía un hobbit».

Esta muestra de lo que podríamos llamar creación subconsciente iría tomando forma en los siguientes días, cuando Tolkien la desarrollaba como cuento infantil para narrar a sus hijos. Así se fue escribiendo el relato pero hubiera quedado en eso si el campechano profesor no se lo hubiera dado a leer a su íntimo amigo Clive Staples Lewis –el creador de ‘Las crónicas de Narnia’– y a una ex-alumna suya que, a su vez, la entregó a su jefe en la editorial Allen & Unwin. Cuando éste vio cómo su propio hijo disfrutaba con la historia, no dudó en publicarla. La humilde tirada –mil quinientos ejemplares- se agotó rápidamente y el cuento fue unánimemente aclamado por la crítica.

Su personaje central es ya el pequeño Bilbo Bolsón, cuya arcádica vida se ve alterada al ser visitado por el mago Gandalf, al que acompañan trece bravucones aunque bondadosos enanos liderados por Thorin «Escudo de roble», para proponerle una aventura: Llegar a la montaña de Erebor, vencer al dragón Smaug y recuperar el reino y su tesoro. Así se ve envuelto el joven Bilbo en una peripecia tan fantástica como fascinante.

Las dos torres de Waterworks

Las torres de Waterworks, que inspiraron 'Las dos torres'

Quizá animado por el éxito del cuento, Tolkien continuó desarrollando la historia hasta llegar a la extraordinaria trilogía que conforma ‘El Señor de los Anillos’: ‘La comunidad del anillo’, ‘Las dos torres’ y ‘El retorno del rey’., destinada a revitalizar y cambiar para siempre la literatura fantástica. Claro que, para entonces, la obra, bajo su apariencia de relato infantil, constituía una cima de erudición y contenía muy serios mensajes. Se basa en las leyendas de la cultura anglosajona, especialmente en la de Beowulf y los lenguajes imaginarios que en ella aparecen no son arbitrarios sino que poseen una perfecta base filológica e incluso una gramática propia (Tolkien era experto en los antiguos idiomas sajones). Además, el autor crea todo un mundo pleno de coherencia como se aprecia en las sinopsis que se incluyen en el apéndice del libro.

Por si todo ello fuera poco, muchos de los personajes son claramente simbólicos y ‘El Señor de los Anillos’ puede interpretarse de muy diversas formas: como una crónica histórica, una utopía o una alegoría. Pero en todos los casos, sus mensajes son evidentes: el odio hacia la guerra (su autor combatió en la cruel batalla del Somme durante la Primera Guerra Mundial y, desde entonces, abominó de todo conflicto bélico) y, sobre todo, la búsqueda de lo espiritual en un mundo envuelto en una fuerte crisis de valores que otros combatían con escritos existenciales. En cualquier caso, impresiona contemplar la fértil imaginación de Tolkien, que le permitió crear todo un universo a partir de ‘El Hobbit’. Ahora se cumplen setenta y cinco años desde que empezó todo y, en este tiempo, millones de personas de todo el mundo han disfrutado con la genial creación del escritor británico.

Fuente: ‘ABC’.

Fotos: Ell Brown y Ell Brown.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...