Edipo Rey, la tragedia griega por excelencia

Cuando escucho la expresión: Tragedia Griega, siempre se me viene a la cabeza Edipo Rey. Definitivamente hubo más tragedias, como la Orestiada, Prometeo Encadenado, Los siete contra Tebas, etc. Pero Edipo Rey es la representación misma de la tragedia, ya que en su significado estricto cumple con las tres condiciones necesarias para serlo: posee personajes eminentes, esta contada en un lenguaje solemne y termina con la muerte, suicidio o locura de uno o varios personajes sacrificados por rebelarse contra las leyes del destino, así también es una tragedia vista desde su significado más libre, es decir, como una historia de fatalidad o desdicha.

Cuando escucho la expresión: Tragedia Griega, siempre se me viene a la cabeza Edipo Rey. Definitivamente hubo más tragedias, como la Orestiada, Prometeo Encadenado, Los siete contra Tebas, etc. Pero Edipo Rey es la representación misma de la tragedia, ya que en su significado estricto cumple con las tres condiciones necesarias para serlo: posee personajes eminentes, esta contada en un lenguaje solemne y termina con la muerte, suicidio o locura de uno o varios personajes sacrificados por rebelarse contra las leyes del destino, así también es una tragedia vista desde su significado más libre, es decir, como una historia de fatalidad o desdicha.


Foto: Universitaria

Escrita por Sófocles, algunos indicios sugieren que pudo ser escrita en los años posteriores a 430 a. C. Aun cuando Edipo Rey es considerada por muchos la obra maestra de Sófocles, y era admirada especialmente por Aristóteles (en la Poética) la tetralogía de la que forma parte tiene fama de haber conseguido solo el segundo puesto en el agón dramático (concurso donde se elegían a las mejores tragedias). Una muestra más de que las buenas obras o los genios no son reconocidos en su momento, sino varios años luego de su muerte.

Sófocles, fue hijo de un rico armero llamado Sófilo, a los dieciséis años fue elegido director del coro de muchachos para celebrar la famosa victoria de Salamina. En el 468 a. C. Se dio a conocer como autor trágico al vencer al experimentado Esquilo en el concurso teatral que se celebraba anualmente en Atenas durante las fiestas Dionisias, cuyo dominador en los años precedentes había sido Esquilo. Comenzó así una carrera literaria sin comparación: Sófocles llegó a escribir hasta 123 tragedias para los festivales, en los que se adjudicó, se estima, 24 victorias, frente a las 13 que había logrado Esquilo. Se convirtió en una figura importante en Atenas, y su larga vida coincidió con el momento de máximo esplendor de la ciudad.



No mostró demasiado interés por la política, pese a lo cual fue elegido dos veces estratega y participó en la expedición ateniense contra Samos (440 a. C.), acontecimiento que recoge Plutarco en sus Vidas paralelas. Su muerte coincidió con la guerra con Esparta que habría de significar el principio del fin del dominio ateniense, y se dice que el ejército atacante concertó una tregua para que se pudieran celebrar debidamente sus funerales. De su enorme producción, sin embargo, se conservan en la actualidad, aparte de algunos fragmentos, tan sólo siete tragedias completas: Antígona, Áyax, Las Traquinias, Filoctetes, Electra, Edipo en Colono y Edipo Rey.


Foto: Piedra Santa

Edipo Rey es la más célebre de sus tragedias, y así Aristóteles la consideraba en su Poética como la más representativa y perfecta de las tragedias griegas, aquella en que el mecanismo catártico final alcanza su mejor clímax. También es una inmejorable muestra de la llamada ironía trágica, por la que las expresiones de los protagonistas adquieren un sentido distinto del que ellos pretenden; así sucede con Edipo, empeñado en hallar al culpable de su desgracia y la de su ciudad, y abocado a descubrir que este culpable es él mismo, por haber transgredido, otra vez, la ley de la naturaleza y de la sangre al matar a su padre y yacer con su madre, aun a su pesar. El enfrentamiento entre la ley humana y la ley natural es central en la obra de Sófocles, de la que probablemente sea cierto decir que representa la más equilibrada formulación de los conflictos culturales de fondo a los que daba salida la tragedia griega.

La figura de Edipo es la de un rey con una fuerte personalidad que no deja de llamar la atención. Encarna el problema de la autoidentificación, que se plantea en los términos de ser o parecer. Edipo desea conocer la verdad, cueste lo que cueste, y en su búsqueda de la verdad se topará con tres personajes de su entorno palaciego: Yocasta, su madre y esposa; Creonte, su cuñado, y el adivino Tiresias. Ante Yocasta, Edipo se autodenomina como “Hijo de la Fortuna”, nada mas irónico luego de ver como se desencadenan los hechos. Ante el adivino, Edipo se nos muestra confiado y autosuficiente, ya que por su propia astucia ha sido capaz de adivinar el enigma de la esfinge, y a continuación promete ante sus súbditos, librar a su ciudad de la peste que la asola, cueste lo que cueste, y encontrar al culpable. Las relaciones de Edipo y el ciego adivino Tiresias son al principio de respeto, aunque poco a poco se van cargando de desconfianza y de mutuo recelo, para concluir en una abierta acusación: a ojos de Edipo el adivino ciego Tiresias ha sido cómplice del crimen del hombre que fue asesinado, nada mas y nada menos que su padre Layo.

La historia de Edipo no acaba con la obra de Sófocles de Edipo Rey. Prácticamente el último año de su vida, el autor escribió Edipo en Colono, en la cual, el protagonista convertido en un mendigo que vaga sin rumbo, finalmente acabará muriendo en un bosque cercano a Atenas, donde será enterrado y se le rendirán grandes honores. Se presenta también en esta obra el conflicto entre los dos hijos de Edipo, que acabará de manera trágica. Hay muchas otras versiones sobre el personaje de Edipo de distintos escritores clásicos en distintos periodos de la Antigüedad.


Foto: RBA Libros

Definitivamente Edipo Rey es un clásico de la tragedia y de la literatura universal. Ha sido representado en muchas ocasiones, tanto en el teatro como en el cine, por lo que a estas alturas el argumento de seguro ya lo conocemos de memoria, de todas maneras no deja de ser grato leer la obra cada cierto tiempo. Siempre que terminas de leer las últimas líneas te preguntas si en realidad hay un destino inamovible, una línea ya trazada para nuestras vidas. En fin, para los que deseen leer la obra rebusquen de entre sus libros que tuvieron en la escuela y si no lo encuentran también pueden descargarla desde aquí http://www.cuantolibro.com/libro/8044/Edipo-Rey.html.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...