Entrevista a Enrich Balasch, autor de Libélula

Suma de letras

En un pequeño pueblo de la sierra de Gredos se reúnen en plena noche el alcalde, el cura, el sargento de la Guardia Civil y el influyente representante de la cofradía en honor al Santo Prepucio. De la iglesia ha desaparecido esta reliquia, que es también importante motor de la economía local. En efecto, si se difundiera su robo, los bares, restaurantes, pastelerías y casas de turismo rural se verían obligados a cerrar, con el trastorno que ello generaría. Las investigaciones sobre el robo no han llegado a ninguna conclusión y los cuatro destacados vecinos deciden recurrir a Joaquín, ganadero y aficionado al cine que durante los últimos años de la dictadura fue legionario en el Sáhara, donde realizó labores de contrainformación. La única pista con la que cuentan conduce a Madrid.

En un principio Joaquín se niega, pero al final decide aprovechar la ocasión de salir por segunda vez en su vida del pueblo. Llevaba tiempo dándole vueltas en la cabeza a la idea de ir a la capital en busca de su primer y único amor, de quien no ha vuelto a tener noticias desde su juventud. Sin embargo, no tardarán en aparecer las dificultades. Entre ellas el misterioso asesino sin escrúpulos que firma sus crímenes con un dibujo: una libélula….

Así de misteriosa se presenta ante el público la nueva novela del escritor y periodistaa Enrich Balasch publicada por Suma de letras. En leergratis hemos hablado con el escritor sobre su novela, la literatura y sus próximos trabajos.

LeerGratis: Escritor y periodista… ¿En cuál de las dos facetas se siente más cómodo?

Enrich Balasch: En cualquiera de las dos. Como periodista especializado en viajes he recorrido medio mundo y eso siempre resulta muy gratificante. Creo que el hecho de escribir novela es una consecuencia de este bajage.

LG: Libélula es un libro complejo en su argumento. ¿Cómo surge la idea de esta novela?

EB: Se me ocurrió que dos legionarios metidos en el papel de detectives darían mucho juego a la hora de escribir y poco a poco pergreñé la trama. Quería que fuese compleja para darle dinamismo a la novela y decidí enfrentar al lector a tres historias completamente distintas con un final común.

LG: Háblenos un poco del personaje principal, Joaquín, un ganadero que ejerce como detective aficionado y que al final se ve envuelto en una trama con asesinato incluido…  No se trata del típico protagonista. ¿Por qué lo eligió?

EB: Lo elegí por lo que usted señala, por ser un personaje nada al uso de la novela negra tradicional. Joaquín se mueve guiado por un sentimiento de lealtad hacia su primer amor y hacia sus convecinos de Guijo de Gredos. Es un tipo bueno, cae bien a los lectores, según me han comentado, y se identifican con él. En el fondo mucha gente lleva a un Joaquín dentro aunque no lo sepa.

LG: ¿Qué papel juega la libélula en toda esta historia?

EB: Configura el eje de la trama, el leitmotiv, el motivo central recurrente de la obra. La libélula incita al lector a preguntarse una y otra vez qué papel juega este insecto en la novela y le ayuda avanzar en la lectura.

LG: ¿Qué debe esperar el lector que se acerque a su libro? ¿Hay algo que debamos leer entre líneas?

Estoy convencido de que el lector de Libélula pasará un buen rato con el libro. Es lo único que he pretendido y si lo he logrado me doy por satisfecho. Libélula es una trama de novela negra, pero entre líneas esconde un viaje interior del protagonista que busca su propia identidad y sentido a su existencia.

LG: La Virgen de la Mosca, La cruz de Tau y ahora Libélula… En todas ellas están presentes la Iglesia y la religión y un misterio policíaco. ¿Hay algún motivo por el que se hayan convertido casi en un elemento de identidad de sus obras?

EB: No existe ningún motivo en particular. Aunque debo admitir que la Iglesia y sus tejemanejes aportan mucho material a la hora de escribir una novela. Sólo hay que echar un vistazo a los periódicos: casos escandalosos de pedofilia, tráfico de armas, violaciones de monjas, apoyo a los genocidas de Ruanda Burundi, etcétera. Con cualquiera de estas noticias puede escribirse una novela.

LG: ¿Cómo valora el estado actual de la literatura en nuestro país?

EB: Creo que la literatura en España goza de buena salud. El único problema es su globalización. Las ventas de libros se concentran en unos pocos títulos a nivel mundial y romper el círculo resulta casi imposible. Pese a ello me considero un afortunado por haber publicado tres novelas y alcanzado unas cifras de ventas nada despreciables.

LG: Si yo le digo que la buena literatura está reñida con la comercialidad, usted me dice…

EB: Que todo depende del libro. Es cierto que hay muy buenos libros que son poco o nada comerciales y no llegan al gran público, pero también hay libros de gran calidad literaria muy comerciales, como Cien años de soledad, que ha alcanzado cifras de ventas astronómicas.

LG: ¿Tiene en mente escribir una nueva novela? Si es así, ¿me podría adelantar algo de la trama?

EB: Mientras mi agente y mi editor sigan confiando en mí seguiré escribiendo novela. Tengo varias ideas en mente, pero todavía nada en concreto. En cuanto me ponga a escribir le prometo que se lo haré saber porque ha sido un verdadero placer conversar con usted.

LG: Muchas gracias por responder a nuestras preguntas y mucha suerte.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...