Hamlet, la tragedia teatral

Hamlet no es una historia trágica, es sin duda alguna, ‘la tragedia’ más grande de todos los tiempos. Hamlet es el joven que reencarna todas las tragedias humanas de romance y principalmente aquella que nace en el entorno familiar, lo cual es sin duda lo peor que le puede suceder a un ser humano que ama a quienes son sangre de su sangre. Todos los odios y las venganzas irán a dar siempre hacia nuestros seres queridos. Como una buena réplica de lo que fueron las tragedias griegas, William Shakespeare se corona en esta obra como lo que fue a lo largo de su vida, un trágico, cuya vida es prácticamente una novela. Dentro de todo este vaivén de situaciones irónicas en donde el destino pone su mano caprichosa, Shakespeare logra escribir una de las mejores obras de todos los tiempos a la que siempre regresarán aquellos que quedaron marcados por ella y cuyas obras también serán un entretejido de situaciones nefastas.

Hamlet no es una historia trágica, es sin duda alguna, ‘la tragedia’ más grande de todos los tiempos. Hamlet es el joven que reencarna todas las tragedias humanas de romance y principalmente aquella que nace en el entorno familiar, lo cual es sin duda lo peor que le puede suceder a un ser humano que ama a quienes son sangre de su sangre. Todos los odios y las venganzas irán a dar siempre hacia nuestros seres queridos. Como una buena réplica de lo que fueron las tragedias griegas, William Shakespeare se corona en esta obra como lo que fue a lo largo de su vida, un trágico, cuya vida es prácticamente una novela. Dentro de todo este vaivén de situaciones irónicas en donde el destino pone su mano caprichosa, Shakespeare logra escribir una de las mejores obras de todos los tiempos a la que siempre regresarán aquellos que quedaron marcados por ella y cuyas obras también serán un entretejido de situaciones nefastas.

No por gusto William Shakespeare ha sido reconocido como el escritor más importante de la lengua inglesa. Descendiente de una familia de abolengo tuvo que ver como esta quedaba en la miseria, ser testigo directo de la muerte de su hijo Hamlet a los 11 años, sufrir la desdicha de un matrimonio que según sus biógrafos no lo hacía completamente feliz, además de ser criticado hasta la humillación por su trabajo, sin embargo no dio marcha atrás y continuó creando, otros dramaturgos como él no lo consideraban como un buen escritor pero a poco le importaba. Finalmente Shakesperare muere producto de la embriaguez en la que había caído, algunos afirman que nunca llegó a superar la muerte de su hijo, y fue este el motivo que lo inspiró para escribir esta extraordinaria obra.

El argumento de Hamlet comienza con la muerte de su padre, el Rey Hamlet de Dinamarca, la pérdida de su protector sumergió al joven príncipe en una gran depresión que se avivó aun más cuando se enteró que su madre la Reina Gertrudis iba a contraer matrimonio poco tiempo después con su tío Claudio, el hermano de su padre.


Foto: ElResumen.com

El punto que desata la ira de Hamlet es la sospecha de que su tío era el autor intelectual del envenenamiento y posterior muerte del Rey. Existe una escena digna de tomar en cuenta, sobre todo por el dote de realismo mágico con el que se empaña la obra: El fantasma del Rey se le aparece a su hijo y le revela que fue su hermano el que lo mató, aún con dudas a Hamlet no le parece mejor idea que saber toda la verdad utilizando la psicología, aquella digna de una buena historia japonesa. Monta una escena en donde un Rey es asesinado por su propio hermano, al ver la reacción y sobre todo la expresión en el rostro de Claudio no le cabe la menor duda que en verdad él es el verdadero asesino de su padre.



El fraticida deberá pagar por su traición, pero justo cuando Hamlet decide darle muerte ocurre una equivocación y termina asesinando a Polonio, quien es nada menos que el padre de su amada Ofelia. Se desencadenarán a partir de aquí una serie de muertes que no hacen más que teñir de sangre la historia.

Claudio decide enviar a Hamlet a Inglaterra en donde espera que sea asesinado, pero ese plan fracasa. Más tarde la Reina Gertrudis probará del veneno vertido sobre el vino que le estaba destinado a su hijo y morirá sin poder ver con sus propios ojos el desarrollo de la venganza de su primogénito.


Foto: Piedra Santa

De otro lado, alejada del amor de su querido Hamlet, y afectada enormemente por la perdida de su padre Ofelia caerá en una profunda depresión y morirá ahogada en un río.
Todos estos hechos no hacen más que llenar al príncipe de un odio que no conocerá fronteras. Al ver a todos sus seres queridos muertos y su vida desecha en parte por la traición de su tío y en parte por su propio accionar, no quedará más que convencido por completo que debe asesinar al infeliz que le arrebató la dicha.

Laertes, hermano de Ofelia, decide junto a Polonio acabar con Hamlet y con el peligro constante que este representa. Sin embargo el joven Laertes se mostrará arrepentido una vez que se enfrente al príncipe, en una batalla de la que saldrán heridos de muerte ambos. Le confiesa que el vino envenenado que bebió su madre estaba destinado a él pero que después de todo fue Claudio el de la idea. Al final Hamlet logra herir al nefasto Claudio con el poder de su espada y lo hace beber de su propia medicina al darle el vino envenenado.

Hamlet quedará como el único testigo de la tragedia en la que ve sumergida su vida, sin nadie a su lado pero con la certeza de haber cumplido con el objetivo que no lo hubiera dejado vivir de no verlo realizado. Su padre lo perdonará, después de todo él considera que fue su progenitor el que lo insto a seguir los pasos de la venganza pero como una cuestión de honor y castigo para el traidor. En un punto aparte se verá como Hamlet se sentirá decepcionado del amor de las mujeres. Tanto su madre como Ofelia le demuestran su deslealtad, una olvidándose demasiado pronto de su esposo y casándose con su hermano y la otra por no entregarse completamente a su amor y por hacer caso a la presión de su familia. Antes de cerrar los ojos para siempre Hamlet pide que se declare como heredero del trono al príncipe noruego Fortinbas, pedido que se llega a cumplir.


Foto: Chronicle Online

El teatro de William Shakespeare siempre quedará perennizado en los anales de la literatura inglesa, mientras existan las letras y mientras existan las tragedias, Hamlet será el punto donde deberán apoyarse todas las obras del mundo.

Quedará como una de las principales obras donde se muestra el abuso del poder, la traición y también será una reflexión acerca de la venganza. Esta parece ser siempre el eslabón que une a todas las tragedias del mundo. Si quieres leer la obra online, haz clic aquí!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...