Cartas a un joven poeta, de Rainer María Rilke, reflexiones sobre la vida y la poesía

El género epistolar, muy usado en el racionalista siglo XVIII, sirve a quién lo cultuva para mostrar sus inquietudes literarias y humanas. Y esto es lo que hace Rainer María Rilke en sus ‘Cartas a un joven poeta’: poner de manifiesto sus ideas sobre la lírica y sobre la vida en general.

El género epistolar ha sido, desde siempre, una herramienta muy útil para escritores y críticos. Los primeros expresan, mediante él, sus inquietudes humanas y literarias y, por su parte, los segundos obtienen de este tipo de obras valiosa información acerca de la personalidad y las opiniones de su autor. Con un tono intencionadamente ficticio, fue muy cultivado en el racionalista siglo XVIII: las ‘Cartas Persas’ de Montesquieu o las ‘Cartas marruecas’ de José Cadalso son buen ejemplo de ello.

Por otra parte, no deja de llamar la atención el hecho de que un poeta sea más conocido por ejercer como receptor de la correspondencia de otro que por su propia obra. Éste es el caso del austrohúngaro Franz Xaver Kappus, cuya obra lírica permanece inédita –sí publicó algunos relatos- y su única popularidad se debe a que las ‘Cartas a un joven poeta’ de Rilke van dirigidas a él.

Foto de Praga

Una vista de Praga, ciudad natal de Rainer María Rilke

Claro que Rainer María Rilke (Praga, 1875-1926) es uno de los más importantes autores líricos del siglo XX y constituye un ejemplo más, como el de Franz Kafka, del brillante panorama intelectual existente por entonces en la ciudad en que nació. Aunque comenzó estudios militares, Rilke hubo de abandonarlos por diversos problemas de salud. Se dedicó entonces a estudiar Arte, Filosofía y Literatura pero también lo dejó para iniciar un periplo por Europa que lo llevaría a conocer a escritores de la talla de León Tolstoi o el noruego Hans Peter Jacobsen. Ambos ejercerían una importante influencia en su obra.

Quizá también lo hiciera la filósofa Lou Andreas Salomé, con quien mantuvo una relación y que había sido amante de Friedrich Nietzsche. De otra amistad, la que tuvo con la millonaria Marie von Thurn und Taxis, obtendría el mecenazgo necesario para dedicarse a escribir. Fruto de la estancia del poeta en el castillo de Duino, propiedad de aquélla, sería su obra más conocida, las ‘Elegías de Duino’, un magistral libro de poemas de tono existencial.

Por su parte, las ‘Cartas a un joven poeta’ compendian –como decíamos- la correspondencia mantenida entre Rilke y Kappus, quién le escribió pidiéndole consejo sobre el arte de la poesía. Pero la verdadera importancia de la obra reside en las opiniones que Rilke va vertiendo aquí y allá, no solamente sobre la lírica sino también sobre el ser humano, la vida y el papel del hombre en el mundo. Con un estilo cálido y cercano pero también muy hermoso, el poeta alemán lega un precioso texto de enorme utilidad para todos los aficionados a la poesía.

Podéis leer la obra aquí.

Fuente: Aloha Criticón.

Foto: Ricardo Pipo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...