Cautiva en Arabia, historia de una Mata Hari española

La historia de Marga d’ Andurain parece más propia de una novela que de la realidad. La vida de esta espía vasco francesa ha sido recogida y novelada por la periodista y escritora Cristina Morató y llega a los estantes de las librerías de nuestro país gracias a la editorial Plaza y Janés.

Hablar de la condesa d´Andurain es hablar de una mujer cuyo devenir parece más bien el argumento de una historia de espías de la Guerra Fría o de una novela de John Le Carré que la vida de una mujer de carne y hueso nacida en Bayona  en el seno de una familia de la burguesía del País Vasco.  Propietaria de un título nobiliario que ella misma se inventó y cegada por el deseo de hacer fortuna que la llevó incluso a merecer el calificativo de “la condesa de los veinte crímenes”, Marga D´Andurain fue reclutada por los servicios de inteligencia británicos con el fin de obtener información entre las mujeres de los oficiales y la realeza egipcia.

Antes de eso, sin embargo, la condesa ya había dado muestras de un carácter intrépido y aventurero, que llevó a la periodista y escritora Cristina Morató a contactar con el nonagenario Jacques d’Andurain, hijo menor de Marga, para conocer de su mano la historia de esta Mata Hari vascofrancesa. El resultado de ese proceso de documentación, de las lecturas de los diarios personales de la familia Andurain y de las largas conversaciones con Jacques conforman el mosaico de Cautiva en Arabia (Plaza y Janés), la novela con la que Cristina Morató nos acerca a un personaje que merecía ser recuperado de los anales de la historia.




Rebelde desde joven

El carácter transgresor de Marga y su incapacidad para someterse a las normas apuntaban ya maneras desde su juventud. Cansada del ambiente opresivo de Bayona, decidió casarse con su primo Pierre d’ Andurain, padre de sus dos hijos, y marcharse a hacer fortuna a Argentina con la venta de caballos. El negocio nunca prosperó y, al verse obligada a volver a Francia tras el estallido de la I Guerra Mundial, Marga se dedicó al negocio de la falsificación de perlas, al que recurrió una y otra vez cuando necesitó dinero.

Con el dinero que su padre le dejó en herencia, la “condesa” y su marido decidieron probar suerte en El Cairo. Fue entonces cuando. Sin embargo, su carácter in Marga empezó a desempeñar una doble vida como regente de un salón de belleza y espía del gobierno británicoquieto pronto llevó a Marga a cansarse de su vida en Egipto por lo que cuando la baronesa Brault, una dama de la alta burguesía británica, la invitó  a viajar a Palestina y Siria, Marga aceptó sin pensarlo dos veces.

Su vida conyugal, no obstante, pronto se resintió. Marga inició una aventura con un arqueólogo  y ello, unido a los deseos de la joven de seguir corriendo aventurs, la llevaron a divorciarse de Pierre en 1933. Un vez libre, Marga d’Andurain se casó con un beduino al que pidió que la llevará en peregrinación a La Meca. Cunado este enfermó, Marga fue acusada de su envenenamiento y poco faltó para que muriese lapidada. La intercesión del cónsul francés permitió que salvara su vida y le llevó de nuevo a Francia donde se casó por segunda vez con Pierre.

Misterios sin resolver

La muerte de Pierre, que recibió 17 puñaladas tras salir a revisar el generador eléctrico del recinto en el que se encontraba el domicilio familiar, así como el posterior envenenamiento de su sobrino, que la acusó directamente de estar detrás de su asesinato- que nunca llegó a resolverse- pendieron como dos espadas sobre la cabeza de Marga a la que muchos consideraron la culpable, sin no material, sí intelectual de ambas muertes. Pese a que llegó a ser juzgada por la muerte de su sobrino, Marga nunca llegó a ser condenada, sin embargo, el destino parecía tener esta vez un as en la manga.

Tras resolverse el juicio contra ella por la muerte de su sobrino, Marga convenció a su hijo para viajar a Tánger en velero, acompañados por un amigo de Jacques, Hans Abel. Se ha especulado mucho sobre lo que llevó a d’Andurain a esta ciudad. Para la periodista Cristina Morató, la posibilidad que suena con más fuerza es la de que Maga quisiera enriquecerse traficando oro ilegalmente con la embarcación. Sin embargo, nunca pudo hacerlo. Marga despareció misteriosamente y Hans Abel confesó su asesinato. Como si hasta en el final de su vida desease poner un toque de misterio, el cuerpo de Marga nunca apareció, creando una leyenda que permanece aún hoy viva entre aquellos que vivieron en aquellos días y que Cristina Morató recoge en su obra. “ A los diez años, cuando ponen en libertad a Hans Abel, lo asesinan al día siguiente. No fue para robarle. Lo estaban esperando”, escribe Morató.

Espía, aventurera, viajera e incluso sospechosa de varios asesinatos, lo único cierto es que Marga d’Andurain es una mujer cuya vida atrapa al lector que no puede dejar de leer las páginas de esta obra. Y decimos obra porque, como explica su autora, Cautiva en Arabia no es realmente unan novela: “Todos los diálogos que aparecen se basan escrupulosamente en los recuerdos de su hijo y en la documentación que este me ha aportado”, explica Morató para luego añadir que “en la vida de Marga, la realidad supera la ficción”.

La autora

Cristina Morató nació en Barcelona en 1961. Estudió periodismo y fotografía y desde muy joven ha recorrido el mundo, realizando un sinfín de artículos y reportajes. Tras pasar largas temporadas en países de América Latina y Asia, descubrió África en 1983: primero Guinea Ecuatorial y más tarde la actual República Democrática del Congo, donde trabajó para la cooperación sanitaria española. También ha realizado amplios reportajes fotográficos en Senegal, Tanzania, Kenia, Uganda o Tailandia. Durante estos años alternó sus viajes con la dirección de programas de televisión, pero en 1998 decidió dedicarse exclusivamente a escribir. Su interés por recuperar del olvido a las grandes viajeras de la historia le ha llevado a publicar con gran éxito de crítica y público Viajeras intrépidas y aventureras -que ahora, en esta edición ampliada, ve de nuevo la luz-, Las reinas de África y Las damas de Oriente que se han traducido a varias lenguas. Es vicepresidenta de la Sociedad Geográfica Española y ha realizado un buen número de exposiciones fotográficas sobre las señas de identidad de los pueblos indígenas.

Bibliografía consultada:

Morato, C. Las damas de Oriente: grandes viajeras por los países árabes Barcelona 2006 Plaza Janés

Arriaga Flórez, M.   Mujeres, espacio y poder: Viajeras inglesas y norteamericanas en Andalucía 2006 Arcibel Editores

Dossier prensa Plaza y Janés

Enlaces relacionados

www.mujeresviajeras.com El portal de las mujeres viajeras en español.

Marybeth Bond Libres como el viento, relatos de mujeres viajeras Ediciones Oniro

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...