Consejos a los jóvenes literatos, de Baudelaire, manual del poeta ‘maldito’

Charles Baudelaire es considerado, no sólo el poeta ‘bisagra’ entre el Romanticismo y las nuevas corrientes simbolistas, sino también uno de los creadores de la lírica moderna. Pero también fue un bohemio y en Consejos a los jóvenes literatos brinda un irónico manual del poeta ‘maldito’.

Algunos escritores ejercen un papel esencial en la historia de las letras: el de amparar el paso de una etapa literaria a otra, es decir, sintetizar los logros del periodo anterior y conseguir que éstos sean asumidos por los nuevos tiempos.

Sin su obra, la literatura no progresaría sino que se quedaría estancada de forma permanente. Ese papel lo ejercieron en distintos momentos históricos y en diferentes países Garcilaso de la Vega, Charles Dickens o Johann Wolfgang Goethe, entre otros grandes escritores.

Retrato de Charles Baudelaire

Charles Baudelaire visto por el pintor Gustave Courbet

En lo que respecta a Francia y al paso de la lírica romántica a las nuevas tendencias simbolistas que, más tarde, desarrollarían Sthépane Mallarme y Paul Verlaine, el poeta que ejerció como bisagra entre ambas corrientes fue Charles Baudelaire (París, 1821-1867), quién además, es considerado uno de los creadores de la lírica moderna, ya que, a su vez, del movimiento verlainiano surgen sucesivamente el Parnasianismo de Gautier y, más tarde, el Modernismo de Rubén Darío.

Pero Baudelaire fue, sobre todo, un incomprendido que libera su frustración tratando de escandalizar a las clases burguesas con su comportamiento y sus escritos. No le costaría trabajo conseguirlo: Las flores del mal -su obra maestra- le supuso un proceso por ser sus poemas, a juicio del tribunal, «ofensas a la moral pública y a las buenas costumbres» y no mejor suerte corrieron otras de sus obras.

Lo que había tras todo ello era un hombre profundamente infeliz –»los hermosos y grandes navíos….¿cuándo partimos hacia la felicidad?», escribió en una ocasión-, que desahogaba su sufrimiento en los bajos fondos parisinos entre prostitutas, alcohol y drogas y que era incapaz de ganarse honradamente la vida.

Por todo ello, Baudelaire no era la persona indicada para escribir Consejos a los jóvenes literatos, una especie de manual sobre como debían comportarse los aspirantes a poetas. Dividida en breves capitulillos que abordan cuestiones como los salarios, las simpatías y antipatías, la inspiración o ‘las queridas’, se trata de un ensayo irónico sobre cómo debe actuar en sociedad el escritor moderno para impactar en ella.

Se trata, indudablemente, de un texto menor de Baudelaire pero nos brinda la oportunidad de conocer mejor el carácter del gran poeta y de comprobar un cierto resentimiento hacia la sociedad que lo despreciaba.

Probablemente, si este desdén tuviera origen en su conducta, no le habría importado. Pero como incluía igualmente su creación literaria, eso no podía soportarlo el genial poeta.

Podéis leer la obra aquí.

Fuente: Baudelaire en Galeón.

Foto: Charles Baudelaire: Anónimo en Wikimedia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...