‘El otoño de la Edad Media’, Johan Huizinga y su historia de las mentalidades

Profesor universitario en Leiden y excelente escritor, Johan Huizinga contribuyó con este libro a modificar el método de estudiar la Historia, al centrarse en las ideas, inquietudes e incluso supersticiones de una época y no en los hechos objetivos.

Caballeros medievales

Caballeros medievales

Existen dos maneras de contar un periodo histórico. La más tradicional se ciñe a exponer los hechos acontecidos durante ese tiempo con rigor y exactitud, es decir, de un modo objetivo. Y una segunda que, junto a lo anterior, trata de bucear en las ideas, inquietudes y motivaciones por las que se guiaban quiénes vivieron esa etapa. Ésta última es la que actualmente se denomina “historia de las mentalidades”.

Precisamente en este campo fue un pionero el profesor universitario y escritor Johan Huizinga (Groningen, Holanda, 1872-1945), especialmente con su obra ‘El otoño de la Edad Media’, publicada en la ciudad de Haarlem en 1919 y que constituye una de sus obra maestras.

La otra es ‘Homo ludens’, un ensayo filosófico donde analiza la importancia del juego y de la competitividad a lo largo de la Historia y cuya tesis central es que el propio juego se halla en el nacimiento y posterior desarrollo de la cultura. Dicho con sus palabras: “Porque no se trata, para mí, del lugar que al juego corresponda entre las demás manifestaciones de la cultura, sino en qué grado la cultura misma ofrece un carácter de juego”. Junto a estas dos extraordinarias obras, destaca igualmente en su producción una extraordinaria biografía de Erasmo de Rotterdam. En todas ellas sobresale una virtud que no todos los historiadores poseen: su excelente calidad literaria, dotada de lirismo.

‘El otoño de la Edad Media’ se centra en la época de esplendor del Ducado de Borgoña, es decir, entre mediados del siglo XIV y del XVI. No obstante, este escenario sirve como microcosmos para analizar la decadencia de esa etapa histórica en toda Europa y la llegada del Renacimiento. Huizinga se centra en las ideas, los sueños y las supersticiones que caracterizan a la sociedad medieval para mostrarnos un mundo que se encuentra muy distante del idealizado que nos ofrecen los libros de caballerías.

Si en éstos hallamos princesas y altivos caballeros que las cortejan, justas y torneos, lo que se refleja en la obra del historiador neerlandés es una sociedad tiránica, reyes avariciosos que se enfrentan con otros por obtener territorios, amores incestuosos e hijos bastardos, actos criminales, mucha miseria y una exacerbada superstición. Se trata, en suma, de una visión mucho más realista de lo que fue un periodo histórico muy duro trazada a través de la mentalidad de las gentes que lo vivieron.

Fuente: Johan Huizinga.

Foto: Freebird_71.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...