‘Tempestades de acero’, la guerra a ojos de Ernst Jünger

Mientras se hallaba en el frente de la Primera Guerra Mundial, Ernst Jünger escribió un diario del conflicto que, con el tiempo, se transformó en el libro ‘Tempestades de acero’.

Monumento a los soldados en Gallípolli

Monumento a los soldados que combatieron en la Batalla de Gallípolli

Todos aquéllos que participaron en la Primera Guerra Mundialy nos han legado testimonio de ello coinciden en dos aspectos: de una parte, lo absurdo del conflicto, iniciado por la estulticia de los dirigentes de las distintas naciones, incapaces de resolver sus diferencias por la vía diplomática y, por otra, lo brutal de la contienda pues, aunque la desarrollada entre 1939 y 1945 superó su crueldad, entonces jamás se había visto una carnicería humana igual.

Precisamente el filósofo y escritor germano Ernst Jünger (Heidelberg, 1895-1998) se alistó en el 73 Regimiento de Fusileros y fue enviado al frente francés en 1914. Durante la contienda fue herido y recibió diversas condecoraciones y, al tiempo, llevó un diario de todo lo que observaba.

Tras la guerra, esas notas se convirtieron en un libro, ‘Tempestades de acero’, publicado en 1920. Jünger es una excepción entre aquéllos que denunciaron lo estúpido del conflicto pues su actitud es belicista. Pero, dejando esta opinión al margen, lo realmente importante de la obra es, sobre todo, la descripción de lo vivido y también sus reflexiones acerca de la condición humana. Porque el pensador germano es vivo ejemplo del intelectual que no deja satisfecho a nadie: todo el mundo puede hallar en su obra postulados con los que está de acuerdo y otros que lo sitúan abiertamente en contra. Pero su amplia obra le granjeó un respeto generalizado, aunque bien es cierto que no unánime.

Nacionalista alemán, sin embargo se apartó del Nazismo en fecha tan temprana como 1933, cuando rechazó su nombramiento para la Academia Prusiana de las Artes y se autoexilió en un remoto pueblo de la Baja Sajonia. No obstante, su elitismo político, que le llevó a despreciar los postulados democráticos de la Revolución Francesa, le acarreó numerosas críticas.

En cualquier caso, se trata de un relevante intelectual que nos brindó una amplia y personal visión del siglo XX. Ésta comienza con ‘Tempestades de acero’, por ser una reflexión sobre la guerra que lo inició. Un libro escrito desde las trincheras del conflicto, donde la conducta humana, enfrentada al horror, puede llegar a ser extrema, cayendo en la cobardía o elevándose en actos de gran heroísmo. Se trata, en suma, de un libro imprescindible para entender el mundo contemporáneo en particular y, en sentido más amplio, al Hombre en toda su complejidad, escrito además con enorme lucidez.

Fuente: Tusquets Editores.

Foto: Aktyuvinsk 24.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...