‘La muerte del autor’, de Roland Barthes

‘La muerte del autor’, de Roland Barthes es un ensayo de crítica estructuralista que nos habla de la pérdida de la persona del autor en la recepción y recuperación del sentido del libro por parte del lector. El tiempo de la enunciación es lo que sobrevive al tiempo del autor, pues tanto a él como a su obra le sucederán el lenguaje como sistema de signos representado en el diccionario.

"Roland Barthes, crítico estructuralista francés."

"Roland Barthes, crítico estructuralista francés."

Quiero empezar este post sentando que en el campo de la literatura, también esta contemplada la teoría literaria, en esta ocasión nos ocupa un escrito del crítico estructuralista Roland Barthes (Francia, 1915-1980) quien habla en su escrito ‘La muerte del autor ‘(1968), del fenómeno moderno del imperio del autor, consolidado por la crítica. Ese autor nutre a su libro de su pasado, pues le es anterior. En el espacio de la escritura solo existe el tiempo de la enunciación, un aquí y ahora, porque el autor tiene por sucesor al diccionario y su libro es un tejido de signos, una imitación que retrocede.

La escritura es la destrucción de toda voz, de todo origen, pues se pierde la identidad del cuerpo que escribe, aunque entregue sus confidencias en la obra. La crítica reciente ha buscado estudiar la recepción del lector, quien recoge la multiplicidad de la escritura, porque la unidad del texto no está en su origen sino en su destino.


La obra como unidad del significado sobrevive al autor, sin embargo la crítica necesita conceptualizar sobre la poética del creador, para disponer de un punto de partida con que interpretar los textos. Por supuesto la participación del lector es vital en lecturas particulares.

El autor inserta su obra en el constructo del lenguaje
La crítica estructuralista ha motivado el surgimiento de perspectivas de análisis como los estudios culturales en la literatura, todo con miras a una visión totalizante del texto. Con la intervención de la lingüística, el autor es sujeto y no persona, porque está actuando en el lenguaje.  El lector no enuncia pero si decodifica los códigos, signos, niveles de significación, que la obra le presenta al momento de lectura. Podemos extrapolar una idea del predominio del lector en la variedad de blogs y foros de discusión en internet, los que demuestran la especialidad de dominio de lectores informados.

"Roland Barthes (1915-1980)"

"Roland Barthes (1915-1980)"

El autor es lector de sí mismo en el momento de la disposición de su inventiva en la obra de arte, él se interpreta a sí mismo, parte de su ser empírico; así su libro no sea autobiográfico, su referente para la ficción está modelado por su experiencia. Un autor podría coincidir en intención con el yo poético de sus poemas, pero siempre el sentido del texto los diferencería por las funciones que cumple el yo en la obra de arte. El rol activo del lector trasunta a un predominio de su voz en la crítica, dice o interpreta quien lee, pero siempre habrá un retorno al autor para completar los estudios sobre su creación.

Conclusión
La modernidad trae la vigencia de la noción de autor, que Barthes considera relativa porque este ser empírico pierde su identidad al crear una obra de arte para un destinatario, quien es finalmente el que recupera y vitaliza el sentido del texto, haciéndo valer su multiplicidad de significados.

Lectura del ensayo | ‘La muerte del autor’, de Roland Barthes en Maxicrespi-literal.blogspot.com

Imágenes:

Maga6 en Flickr

Vegetablesandwiches en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...