‘Entrevista con la Historia’, la independencia de Oriana Fallaci

Italia ha sido cuna de excelentes periodistas, como la florentina Oriana Fallaci, que recorrió el mundo como corresponsal de guerra y habló con los grandes protagonistas de su tiempo. En ‘Entrevista con la Historia’, recopiló algunos de estos encuentros, que le reportaron muchos y peligrosos enemigos.

Quizá por sus propias peculiaridades históricas, Italia ha sido cuna de grandes periodistas. Una sociedad controlada en buena parte de sus instituciones por la Mafia, que sitúa en ellas a personajes corruptos pero afines a sus intereses, necesita que informadores con coraje e independencia denuncien públicamente esta situación aún a riesgo de perder la vida. Entre ellos, es inevitable mencionar a Indro Montanelli o a Oriana Fallaci.

Oriana Fallaci incluye en el libro una entrevista a Henry Kissinger

Oriana Fallaci incluye en el libro una entrevista a Henry Kissinger (en la foto)

Nacida en el seno de una familia muy humilde y partisana durante la Segunda Guerra Mundial, Oriana Fallaci (Florencia, 1929-2006) comenzó a estudiar Medicina pero fue en el periodismo donde halló su verdadera vocación.

Fue corresponsal de guerra en lugares tan distantes como Vietnam o Latinoamérica –en México incluso fue herida de bala- y entrevistó a las grandes personalidades mundiales del siglo XX. Buen número de estos encuentros se agrupan en ‘Entrevista con la Historia’, un volumen que recoge sus charlas con Henry Kissinger, Yasser Arafat, Golda Meir, Indira Gandhi y hasta veintiséis figuras relevantes. Antes de cada una de ellas, la escritora sitúa un breve resumen biográfico del personaje y, lo que es más interesante, unas líneas en las que ella expone la impresión que le ha causado.

Indudablemente, Oriana Fallaci es una interrogadora incómoda para el entrevistado, pues no retrocede ni ante los temas más polémicos de la vida de éste ni ante la crítica abierta. Especialmente curiosa resulta la que le realizó al poeta griego Alekos Panagulis, autor de un atentado contra el dictador heleno Georgios Papadopoulos y que entonces era pareja sentimental de la periodista. Es, probablemente, la única entrevista de todas las que componen el libro en que suaviza su tono, pues en las demás consiguió enfurecer no pocas veces al personaje entrevistado.

Se trata, en suma, de un libro magnífico para profundizar en la compleja realidad histórica de la época de la “Guerra Fría”, cuando el mundo estuvo a pique de volver a sufrir un conflicto bélico, en ese caso de incalculables proporciones debido a la aparición del armamento nuclear. Retirada de su trabajo en los años noventa, volvió a él tras presenciar los atentados del 2001 en Nueva York para denunciar lo que consideraba la mayor amenaza para la civilización occidental: el terrorismo islámico. Fruto de su labor fue ‘La rabia y el orgullo’, un libro que nuevamente la situó en el punto de mira de los tiranos de todo pelaje. Pero ella no se arredró, en esa circunstacia había estado toda su vida.

Fuente: ‘El Mundo’.

Foto: David_Shankbone.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...