Picasso: el cuerpo a cuerpo con la pintura, Octavio Paz analiza la obra del genio malagueño

Octavio Paz fue uno de los intelectuales más importantes de Hispanoamérica en el siglo XX. Interesado por todas las artes y por la simbiosis entre ellas, en Picasso: el cuerpo a cuerpo con la pintura, nos brinda una lúcida visión del pintor malagueño y del arte moderno en general.

Está muy claro que todas las artes se encuentran, desde siempre, interconectadas pero, si hubo una época en que esto se hizo aún más cierto, fue en los primeros años del siglo XX con las Vanguardias.

En efecto, éstas fueron una revolución artística integral durante la que pintura, música o literatura siguieron unas pautas comunes. Y, dentro de estas corrientes, una de las más globalizadoras fue el Cubismo, representado en literatura por Guillaume Apollinaire y en pintura por Pablo Picasso.

Foto de una pintura de Picasso

Familia de saltimbanquis (1905), de Picasso

Por otra parte, en el ámbito de las letras hispanoamericanas, dos intelectuales brillan en el análisis de los movimientos de vanguardia. Uno de ellos fue Jorge Luis Borges, que además participó en ellas y el otro Octavio Paz quién, como poeta, se vio asímismo influido por esas tendencias.

Y es que el mexicano Octavio Paz (Mixcoac, 1914-1998) es, probablemente, junto al argentino, el escritor de más vasta cultura y, por tanto, de mayor talla intelectual del siglo XX iberoamericano. Como lírico, ocupa un lugar de privilegio junto a Pablo Neruda y César Vallejo y, como ensayista, nos ha legado extraordinarias reflexiones sobre la esencia mexicana –en El laberinto de la soledad– y sobre la labor artística y literaria en El arco y la lira.

Diplomático de profesión, sus seis años de estancia en la India complementaron su amplísima cultura occidental ya que, desde entonces, la influencia de los conocimientos orientales se hace patente en su creación.

Su labor crítica, además, no se limita al mundo de las letras sino que abarca todas las manifestaciones del arte y en especial la pintura, acerca de la cual poseía amplísimos conocimientos.

A este ámbito pertenece el ensayo Picasso: el cuerpo a cuerpo con la pintura, integrado en su obra Los privilegios de la vista. Combinando el análisis biográfico con el pictórico, Paz reflexiona sobre la trayectoria del genio malagueño, al que compara –salvando las distancias- con otro gigante de la creación artística, en este caso de la literatura: Félix Lope de Vega Carpio.

Tras calificar a Picasso como fiel personificación del arte de nuestro tiempo por haber ambos roto con pasadas tendencias, señala como el pintor malagueño destrozó los cánones estéticos anteriores para reconstruirlos desde la base a su manera y como su carácter, huraño y popular a un tiempo, encaja perfectamente con su época.

La extraordinaria prosa de Octavio Paz, de excepcional brillantez, convierte este ensayo en una obra amena incluso para quiénes no tengan interés por la pintura.

Podéis leer el ensayo aquí.

Fuente: Valvanera.

Foto: Cuadro de Picasso: Cliff 1066 en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...