‘Correspondencia’, el difícil carácter de Thomas Bernhard

Thomas Bernhard fue uno de los grandes escritores de la literatura alemana contemporánea pero también uno de los más difíciles de tratar. Es sencillo, por tanto, imaginar como serían sus relaciones con su editor Siegfried Unseld. Esta ‘Correspondencia’ lo revela.

Casa de Thomas Bernhard

Casa de Thomas Bernhard en Ohlsdorf-Obernathal (Austria)

Nunca es fácil la relación entre un escritor y su editor. El primero siempre considera que su trabajo no está lo suficientemente valorado -ni pagado- por el segundo, que se ve obligado, por su parte, a presionar a aquél para que sus textos estén preparados para publicar en el plazo que se espera. Éstos son solamente algunos de los roces que se producen entre ambos pero pueden surgir muchos otros.

Y, si de un escritor tan mordaz y especial como Thomas Bernhard (Heerlen, Países Bajos, 1931-1989) y un editor tan poderoso como el germano Siegfried Unseld (propietario del sello Suhrkamp Verlag) hablamos, entonces los choques pueden llegar a extremos insospechados. De hecho, la lectura de las misivas que se cruzaron entre ellos, publicada bajo el título de ‘Correspondencia’ resulta incluso divertida.

Bernhard fue un hombre marcado por una infancia desdichada y una dura enfermedad crónica. Todo ello provocó en él una amargura vital que se trasluce en sus obras, donde refleja al ser humano como una criatura doliente, presa de sus propias taras y perdido en un mundo absurdo. Si a ello añadimos un elevado concepto de su propio arte, es fácil comprender cuán difícil debió ser la relación con su editor. Ésta se inició en 1961 y duró hasta la muerte del escritor en 1989. Como presentación personal hacia Unseld, el escritor, que ya trabajaba con la editorial, expuso: «Tengo algunos libros publicados por ustedes que figuran entre los mejores de los últimos tiempos».

Sin embargo, aparte de la vanidad de Bernhard, el mayor problema que hubo siempre entre ambos personajes fue el dinero, que para éste constituía una auténtica obsesión. Así, a lo largo de su correspondencia, podemos encontrar pasajes como éste que el autor dirige a Unseld: «Que una editorial como la suya no haya podido vender más de cien mil ejemplares de ‘Trastorno’ (una de sus principales novelas) es tan absurdo que nadie puede creérselo».

Incluso aparecen los eternos celos entre escritores, como en esta carta en la que Bernhard señala: «Cuando pienso en el gigantesco esfuerzo publicitario que ha hecho durante tres meses con el libro del señor Martin Walser mientras que por mis ‘Maestros antiguos’ no ha hecho casi nada, se me pasan las ganas de seguir colaborando». A todo ello, Unseld respondía con misivas de apaciguamiento que no calmaban la ira del escritor. En suma, esta ‘Correspondencia’ constituye un excepcional –y también divertido- documento para todo el que quiera sumergirse en el complejo y peculiar mundo de las relaciones entre escritores y editoriales.

Fuente: ‘El Boomeran(g)’.

Foto: Christiaan Tonnis.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...