Un barcelonés galardonado con el Premio Anagrama de Ensayo

El filósofo español Daniel Gamper, profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona, ganó el Premio Anagrama de Ensayo con un trabajo donde alerta sobre la devaluación de la palabra en la sociedad actual.

El premio anagrama dice que las fake-news devaluan la palabraEl pensador Daniel Gamper, catedrático en filosofía y política de la Universidad Autónoma de Barcelona, ganó la 47 edición del Premio Anagrama de Ensayo con un libro denominado Las mejores palabras. De la libre expresión, en el cual cuestiona la utilización de la palabra en la sociedad actual y hace un llamado para rescatar su valía.

El ganador del Anagrama recibe además un premio en metálico de 8 mil euros. Autor del libro La fe en la ciudad secular (Trotta), el profesor también ha traducido obras de los filósofos alemanes Friedrich Wilhelm Nietzsche, Max Scheler y Jürgen Habermas.

Justamente las reflexiones de este último, junto al pensamiento de la filósofa Judith Butler y el del intelectual italiano Benedetto Croce, forman parte del basamento argumental del ensayo galardonado que se ha sido considerado como una especie de grito de auxilio para restituir el valor ético, político y civil de las palabras.

El jurado del galardón, conformado por Daniel Rico, Jordi Gracia, Chus Martínez y la editora Sílvia Sesé, coincide en definir la obra de Gamper como un viaje a través de “lugares y ocasiones y tesituras”. en el que se cuestiona los usos de las palabras.

El veredicto resalta el trabajo calificándolo como sutil y sincero a la hora de hablar de las palabras y sus batallas en el campo digital y mediática. Además destaca que el ensayo de Gamper es locuaz e inteligente.

Sobre el ensayo

En el ensayo, que se alzó frente a otros 76 libros de 15 países, Gamper empieza el camino de su obra a partir del ambiente de la casa, sitio donde se empieza a adquirir el habla elemental y el ser humano se incorpora a una comunidad lingüística y moral.

Luego aborda el ámbito de la escuela, lugar de donde esa palabra es orientada y reglamentada para que sea un instrumento guía de la persona dentro de la colectividad. También toca esferas públicas como la democracia y los medios de comunicación: sobre la primera da una alerta frente a los mecanismos indirectos que pretenden reducir la palabra como la autocensura y el mercado.

En cuanto a los medios de comunicación confirma que la palabra está descontrolada y fuera de ley, además advierte que en manos del mercado, las palabras se alejan de su función social e, incluso, protectora. La cuestión no parece ser más alentador con las nuevas tecnologías donde predominan la carencia de tonalidades, la ausencia de respaldo físico o garantías y la concisión obligatoria en las plataformas electrónicas.

Fake-news y postverdad

El autor, defensor de lo que llama “discurso libre” en lugar de “libertad de expresión”, reconoce que la viralización de las noticias falsas y pseudoperiodísticas difundidas por redes sociales y medios conocidas como fake-news y la llamada posverdad ha provocado la devaluación de la palabra y dice constatar la ausencia de su utilidad.

Además, considera que esta expresión “fake news” ha sido creada para desacreditar al periodismo para anular la función contralora de los comunicadores sociales que como profesionales están en la obligación de realizar sobre los que detentan el poder.

Gamper hace despertar a los que creen que en la actualidad el problema es la reproducción de mentiras en las redes y medios de comunicación, más bien, asegura que la dificultad de hoy no es que exista un aumento de la cantidad de informaciones falsas que se transmiten extensivamente con la premisa de la inmediatez y la brevedad, sino que no hay forma de diferenciar entre el contenido verdadero y el falso. Así, el filósofo no duda en señalar a las redes sociales como uno de los más importantes responsables de la situación.

Expone que en la actualidad se asiste a la destrucción de los hechos como criterio para verificar los contenidos y que los mensajes actúan como estímulos sobre todo visuales que también provocan que la palabra pierda valor.

Sobre el premio

El premio Anagrama de Ensayo es un galardón fundado hace 46 años que reconoce a los trabajos de pensamiento crítico, erudito o meramente científicos y que además del premio en metálico publica la obra ganadora y al finalista seleccionado por el jurado.

Tanto en el 2017 como en el 2016 fueron dos españoles quienes obtuvieron este prestigioso galardón, primero el filósofo madrileño José Luis Pardo con un análisis sobre la agitada cotidianidad llamado; Estudios del malestar. Políticas de la autenticidad en las sociedades contemporáneas.

Luego ganó la andaluza Remedios Zafra, por su trabajo El entusiasmo. Precariedad y trabajo creativo en la era digital, donde revela lo sombrío de la Red y la opresión que surge con el nuevo contexto digital sobre todo para escritores y artistas.

El año pasado recayó en el argentino Dardo Scavino, por El sueño de los mártires, que explora las raíces y consecuencias del terrorismo islámico. En el 2013 ganó otro barcelonés, Luis Goytisolo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...