Historia de la Segunda Guerra Mundial, de Winston Churchill, protagonista y narrador

La persona que mejor puede escribir sobre un acontecimiento es aquélla que lo ha vivido en primera persona. Por ello, tiene enorme valor esta ‘Historia de la Segunda Guerra Mundial’ de Winston Churchill que le valió el Premio Nobel del Literatura en 1953, el mejor relato de las causas y circunstancias del conflicto que se hayan escrito.

Sin duda, la persona más cualificada para contar un hecho histórico es aquélla que lo ha vivido desde una posición privilegiada. Son sus principales protagonistas quiénes conocen mejor que nadie las causas, el desarrollo y las consecuencias del suceso y quiénes mejor pueden explicarlo. Imaginemos, por ejemplo, el valor que habrían tenido unas hipotéticas memorias de Napoleón Bonaparte.

Pues una importancia similar para la Historia tiene la obra de Sir Winston Churchill (Palacio de Blenheim, Oxfordshire, 1874-1965) titulada precisamente ‘Historia de la Segunda Guerra Mundial’, que le valdría el Premio Nobel de Literatura en 1953 y que viene a ser una suerte de memoria de su actividad durante el conflicto.

Winston Churchill retratado en sus últimos años

Winston Churchill retratado en sus últimos años.

Pocos tan autorizados como Churchill, que había clamado en el desierto durante años acerca de los peligros del Nazismo y contra la política de apaciguamiento de Gran Bretaña y que, cuando fue elegido Primer Ministro, en el pero momento bélico de la nación, tan sólo pudo ofrecer a sus compatriotas “sangre, sudor y lágrimas”, para hablar de la Segunda Guerra Mundial, un conflicto que, de haber sido escuchado a tiempo, quizá habría podido haberse evitado o, al menos, habría sido menos cruel.

Político de larga trayectoria –fue elegido parlamentario en 1900-, durante la Gran Guerra fue Primer Lord del Almirantazgo, algo así como Ministro de Marina, puesto desde el que tuvo un papel importante en la victoria de los aliados sobre los imperios centrales. Finalizado el conflicto, alertó contra la Revolución Rusa, propugnando que fuese “estrangulada desde la cuna”, y pronto dirigió su atención hacia el ascenso del Nazismo en Alemania, oponiéndose a la política de rearme de este país. Nadie le hizo caso pero el tiempo le dio la razón y, cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, Churchill era la única persona moralmente autorizada para dirigir el Imperio Británico.

Con mano férrea y también con gran diplomacia, consiguió llevar a Gran Bretaña a la victoria. Toda esta experiencia es narrada en ‘Historia de la Segunda Guerra Mundial’, monumental obra que consta de dos partes. La primera se centra en el final del conflicto anterior –el Tratado de Versalles– como causante del siguiente y en la torpe política que permitió el ascenso del Nazismo en Alemania. Y la segunda cuenta su agotadora labor como Primer Ministro en la lucha contra Hitler. Con lenguaje sencillo y de forma amena, Churchill nos brinda el que probablemente sea el mejor testimonio sobre la Segunda Guerra Mundial que se haya escrito.

Fuente: Winston Churchill.

Foto: Ell Brown.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...