Esta biblioteca se ha hecho con libros “rescatados” de la basura

Para lo que unos es desperdicio para otros es de gran valor, es por eso que esta biblioteca se ha creado desde los libros que se encontraban en la basura

Esta biblioteca fue creada desde la basura

Los trabajadores recolectores de desechos del distrito de Cankaya, en la capital Turca, tuvieron la idea de tomar todos los libros en buen estado que eran lanzados a la basura y comenzar un proyecto para hacer una biblioteca, esto con el propósito de hacer algo ante la gran cantidad de libros que eran botados por la población, sin importar que fueran grandes obras literarias que tienen mucha utilidad.

Hace más de ocho meses, los trabajadores comenzaron con este proyecto luego de que fuera aprobado por los jefes de la empresa de recolección, y fue así como la biblioteca comenzó a ser construida en donde funciona el Departamento de Saneamiento situada en los terrenos que era antes una fábrica de ladrillos.

Al principio, el proyecto se planteó para el disfrute de uno 1.000 trabajadores en la limpieza del distrito, pero fue algo que impactó tanto a la sociedad que ahora es abierta a todo público, y a diario el lugar se llena de curiosos y amantes de la lectura, por lo que ya funciona como cualquier otra biblioteca. Hasta el mes de febrero ya habían sido prestados 423 libros.

Biblioteca es instalada en una construcción del año 1970

Lo que era una fábrica de ladrillos hasta hace unos 20 años, es en la actualidad una biblioteca que posee un pasillo repleto de anaqueles donde están 4.750 libros, que fueron rescatados de un vertedero de basura, y cuenta con sus mesas y sillas para poder leer.

Con este proyecto no sólo fueron rescatados los libros, sino también la edificación, ya que esta fue levantada con cemento, piedras y adoquines. En el año 2016 se inauguró como lugar de descanso para los trabajadores, pero el que desde hace ocho meses además sea un espacio para una biblioteca lo volvió más acogedor para los trabajadores, a lo que ahora se le suman otros espacios como: una barbería, cafetería, y oficinas administrativas para los demás empleados.

Los trabajadores (en sus horas libres) suelen ir a la biblioteca para leer, por lo que son los que asisten con mayor regularidad, pero dado a que el proyecto es tan conocido por su originalidad, fue necesario contratar a un bibliotecario al ser tan concurrida la biblioteca, y es quien lleva el control de los libros que llegan y los que son prestados en turno completo.

Además que en horas de la noche, el bibliotecario junto al gerente de centro de recolección de la biblioteca revisan las obras que fueron llevadas por los recolectores, que están en un lugar cerrado y en bolsas plásticas, para ver si están completas y ponerles una estampa, y sólo cuando tengan  “la estampa de aprobación” es cuando pueden ser leídos los libros.

Joyas literarias

Para los recolectores de basura era frecuente encontrar bolsas llenas de libros, puestos para ser desechados, esos al decidir llevárselas jamás pensaron que encontrarían grandiosas obras literarias en los desechos, tales como 20 volúmenes de la enciclopedia Ana Britannica y un particular libro de manualidades y tejidos de los años 50 que fue encontrado en perfecto estado.

Además de esto, la biblioteca goza de 17 géneros literarios diferentes, contempla sagas reconocidas como la de Harry Potter, Cincuenta Sombras de Grey, posee obras de reconocidos e importantes escritores, entre esos Orham Pamuk (primer y único turco con el precio Nobel de la literatura), y volúmenes de arte, ciencias, economía, salud, historia y demás.

En total hay 4.750 libros que están a disposición para ser leídos, y 1.500 más que aún están en la espera para ser ubicados en los anaqueles, pero generalmente a diario junto a los envases de basura, los recolectores consiguen más y más obras literarias para tenerlas en su preciada colección literaria, ubicada en su lugar de trabajo.

Proyecto que seguirá creciendo

Ante lo conocido que se ha convertido el proyecto, la biblioteca que comenzó como proyecto de los recolectores de basura ahora también recibe donaciones. Y además se han realizado convenios con Organizaciones no Gubernamentales (ONG) y centros penitenciarios, para que en un futuro no muy lejano puedan ser habilitados los camiones de basura que están en desuso, y sean utilizados como bibliotecas móviles para las escuelas y lugares que tengas bajos recursos del distrito.

La iniciativa de estos trabajadores ha dado mucho de qué hablar, la mayoría aplaude el proyecto emprendido porque contribuye al cuidado y protección de las grandes obras literarias, pero el que ahora ese proyecto quiera ir más allá con las bibliotecas móviles lo hace mucho más interesante, debido a que estaría fomentando la lectura en quienes no cuentan con la disponibilidad para tener libros, lo cual es sumamente importante para la sociedad y para la formación académica, y podría disminuiría el analfabetismo y haría una sociedad informada y culta.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...