El anillo, de Joseph von Eichendorff, un cuento puramente romántico

Alemania es, probablemente, la cuna del Romanticismo y quién le aporta su fuerte componente idealista e irracional. Ello se aprecia muy bien en el relato ‘El anillo’ de Joseph von Eichendorff, un cuento terrorífico ambientado en época medieval y en el que la Naturaleza parece poseer alma propia.

Posiblemente la verdadera cuna del Romanticismo se halle en Alemania, sobre todo en lo que respecta al componente irracional del movimiento. Las teorías idealistas de Hegel no dejan de ser una consecuencia y a la vez una sistematización de las inquietudes que flotaban en el ambiente y que muy pronto se extenderían al resto de Europa y al mundo.

Por otra parte, cuando en la literatura de un periodo y un país concreto coinciden autores de la talla de Johann Wolfgang Goethe, Novalis, Clemens Brentano o Friedrich Schiller, es inevitable que otros escritores de indudable calidad queden un tanto oscurecidos. Esto es lo que le sucedió a Joseph von Eichendorff (Castillo de Lubowitz, Alta Silesia, 1788-1857), excelente poeta y creador de cuentos fantásticos que fue amigo y colaborador de aquéllos.

Foto de Heidelberg

Una vista de Heidelberg, una de las cunas del Romanticismo alemán y donde estudió Eichendorff

Nacido en el seno de una familia aristocrática, Eichendorff estudió en diversas universidades hasta que llegó a la de Heidelberg, uno de los núcleos desde los que se irradió el Romanticismo alemán y sus ideas nacionalistas, que llevarían a la guerra contra el invasor Napoleón y, algunos años después, a los primeros intentos de unificación germana, culminada en 1870. Allí conoció a otras figuras de las letras como Achim von Arnim o el citado Brentano.

Tanto los versos como la prosa de Eichendorff se inscriben plenamente en el Romanticismo por su carácter irracional y, sobre todo, por su visión de la Naturaleza. Entre sus cuentos se halla el titulado ‘El anillo’, que nos retrotrae a la época medieval. La joven princesa Ida vive en un castillo junto a su padre, señor de aquellos bosques. Éste es profundamente piadoso pero la muchacha no comparte estas ideas sino que ambiciona una vida frívola y más divertida. Cuando va a morir, su progenitor le entrega un anillo que ha pertenecido a la familia desde siglos atrás.

La joya brillará mientras la joven conserve un espíritu limpio pero, de lo contrario, se apagará y ello será fuente de desgracias. Ida no presta atención a la advertencia y se dedica a todo tipo de frivolidades lo cual provoca que la premonición de su padre se cumpla. Pero lo que viene será mucho más pavoroso de lo esperado. Se trata, en suma, de un cuento de terror romántico y en él destacan las hermosas descripciones de la Naturaleza, que aparece como una bella creación dotada de alma propia. No en balde Eichendorff fue llamado «cantor del bosque alemán».

Podéis leer la obra aquí.

Fuente: Filomúsica.

Foto: Kismihok.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...