El Huésped de Drácula

El Huésped de Drácula es uno de los mejores cuentos que se han publicado jamás. En esta historia se condensa la primera parte de esa obra maestra de la literatura gótica del vampiro de Transilvania. No es extraño puesto que el autor es el mismo. El legendario Bram Stocker.

dracula.jpg

También es importante apuntar que “El huésped de Drácula” aparte de funcionar como cuento independiente es, también, la introducción de la genial novela de Stocker. El autor incluyó el relato en el cuerpo de la novela hasta su última redacción para posteriormente decidir que la novela podía prescindir del relato y lo suprimió en su primera edición.

El relato “El huésped de Drácula” salió publicado posteriormente a la muerte del autor en una recopilación de relatos cortos compilada por la viuda de Stocker. El título de esa colección se llamó “Drácula’s guest and other weird stories”. Los editores sabiamente intuyeron que de todos los relatos la joya era «El huésped de drácula». Un claro reconocimiento a la grandeza de ese cuento de terror que contenía lo mejor de la literatura de aventuras y de terror.

Años después, el cuento fue incorporado en las modernas ediciones de Drácula como una introducción. Finalmente ocupó el lugar para el que fue planeado originalmente. Si uno lee el cuento con la introducción de “El huésped de Drácula”, se siente impresionado desde el primer momento y lo siente como una parte natural del libro. Se acopla perfectamente con la obra y le añade interés. Pero también funciona como relato corto independiente de la obra completa. Y lo que es mejor. Como cuento es también una obra maestra.

Quizás en tiempos modernos solo el primer capítulo primero de la novela de García Márquez “Cien años de soledad” funcione muy bien como cuento. Uno puede leerlo como un cuento o como parte de una obra maestra, pero no es lo usual.

La historia que relata “El huésped de Drácula” está narrada en primera persona, pero no está construida a manera de diario como el resto de la novela Drácula. Es el mismo estilo, pero esa diferencia formal la separa del resto de la obra para el lector avisado. Por lo demás, es demasiado mínima la diferencia como para impedir su funcionamiento perfecto con el resto de la obra.

En lo referente a la historia “El huésped de Drácula” narra el viaje de Jonathan Harker por Alemania, camino a la siniestra Transilvania. Se cuenta como la sombra de lo siniestro empieza a acompañar al héroe de la novela desde los primeros tramos de su accidentado viaje. Curiosamente, el primer capítulo de la novela narra a modo de diario la irrupción de lo siniestro en Transilvania al llegar el protagonista a la ciudad. Ambos relatos nos presentan el progresivo avance del horror en la historia. Quizás por ello Bram Stocker decidió suprimir la introducción de la primera edición de la novela. Para no repetir el mismo esquema en dos capítulos. Sin embargo, una vez que se lee junto al resto de la obra uno concluye que la obra gana en intensidad con “El huésped de Drácula”. Una obra maestra mejorada, caso raro en la literatura.

Como cuento es impecable. El narrador nos va introduciendo en el relato contando con buen tino su percepción del lugar que visita, Munich. Se le nota interesado en disfrutar la mañana soleada del viaje que reanuda. Sin embargo, desde el primer párrafo se da el anuncio del horror que acecha en la noche. El cochero y el administrador del hotel comentan de la Walpurgis Nacht. Ese solo hecho perturba al narrador, pero no le da mayor importancia, a pesar de la preocupación evidente del cochero. Inquietante..y todo esto ocurre en el primer párrafo del cuento.

moon.jpg

Luego la aventura prosigue con la inicial indiferencia de Harker acerca de los temores del cochero. Reflexiona casi divertido sobre las supersticiones del pueblo alemán y se propone a disfrutar del paseo lo mejor posible. Sin embargo, luego la ominosa sombra del terror se va apoderando del relato. Harker va ganando curiosidad y temeridad frente a las supersticiones que le cuentan y decide continuar su paseo solo. Será un viaje que lo conducirá al cementerio.

La descripción de la angustia que sufre el protagonista, así como la descripción terrorífica que va haciendo el autor del entorno que rodea la peripecia es sobrecogedora. Tenemos la aparición de lobos y de vampiresas. Seres fantásticos que aparecen en el relato en el momento preciso para elevar más la emoción. Finalmente, cuando ya parecía todo dicho en la historia, se revela la intervención del mismo Conde Drácula. Definitivamente Genial.

Si a usted lector le gustó “El señor de los anillos”, con esa espectacular primera parte en la que la aventura va abriéndose paso en la apacible comarca de los Hobitts y luego va ganando terreno hasta llevarlo a ese viaje maravilloso y siniestro de Frodo y compañía. Entonces debe leer “El huésped de Drácula”. Es seguro que le gustará.

No son muchas las antologías de obras de terror que consideran a “El huésped de Drácula” entre sus obras seleccionadas y quizás sea porque el cuento se ha asimilado demasiado con la novela. Su inclusión en la célebre novela de Bram Stocker ha terminado por considerar al cuento como parte natural del libro y no se le suele separar de él.

Sin embargo, hay que recordar, que al inicio “El huésped de Drácula” fue publicado como un cuento independiente y se le consideró durante mucho tiempo como una obra única y separada. Con referencia obvias a la novela, pero distinta y aparte. Hay que reconocer que funciona tanto dentro de la novela como fuera de ella, pero leerlo como cuento es una experiencia “sobrenatural

Debo reconocer que “El huésped de Drácula” es mi cuento favorito y lo suelo leer muchas veces, sobre todo en la noche, para entretenerme. Es tan bueno el cuento que, a pesar de haberlo leído muchas veces, siempre le encuentro algo nuevo. Definitivamente una lectura que recomiendo a todo el mundo.

Para finalizar solo deseo compartir algo curioso que me ocurre cuando leo el cuento. Quizás le sea de utilidad cuando lo lea. Me sucede si la noche es demasiada solitaria, el viento es fuerte y las ventanas son azotadas ligeramente acompañadas de aullidos de perros. En esos casos suelo dejar inmediatamente la lectura y me apresuro en ver alguna serie cómica de la televisión. No quiero siquiera imaginar las pesadillas que tendría leyendo «El huésped de Drácula en una noche como esas ¿Usted se atrevería a hacerlo?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 3,67 de 5)
3.67 5 3
Loading ... Loading ...