El legado de Tim Powers

Es hora de hablar de Tim Powers y reconocer el legado que nos ha dejado a todos los seguidores de la literatura fantástica y de ciencia ficción. Es imposible adentrarse en este género sin conocerlo, sin haber leído alguna de sus obras más famosas. Este escritor estadounidense, nacido en Búfalo en 1952, ha sido capaz de conectar en sus libros a personajes históricos reales, como Lord Byron o Samuel Taylor Coleridge, con oscuras tramas de personajes entrenados en la hechicería. En sus libros se combinan armoniosamente siempre aventura y fantasía, humor y narración oculta. Esa es la clave de su grandioso éxito.

tim powers

Detalle de portada.

Su primera publicación data de 1979, cuando apareció en el mercado Esencia Oscura. No obstante, Powers logró el reconocimiento internacional gracias a otra obra posterior, ‘Las Puertas de Anubis’ (1983), ganadora del premio Philip K. Dick de literatura fantástica. Tras ella, le sigue toda una lista de obras de gran popularidad: ‘En costas extrañas’, ‘La fuerza de tu mirada’, ‘La última partida’, y en el campo de la ciencia ficción, ‘Cena en el palacio de la discordia’. Todas ellas objeto de culto. Críticas y merecimientos al respecto hay por doquier. Juan Carlos Planells, escribía:

Powers, en obras como ‘Las puertas de Anubis’, nos ofrece visiones en technicolor, palpitantes de vida. Y no lo consigue mediante prolijas descripciones de vestuario, arquitectura o costumbres, sino con pinceladas costumbristas, breves y puntuales, que evocan un cielo, una calle, un rostro, el ambiente de una taberna, el aroma del mar… todo con una sencillez ejemplar.

En ‘Las puertas de Anubis’, Powers nos sitúa en el Londres de 1810 y nos hace partícipes del ambiente, de las calles, de las gentes que las pueblan,  de las tabernas donde conversan. Sin artificios literarios, sino con gran pasión a la hora de describir, consigue que el lector esté dentro de ese mismo escenario. En general, sus obras tienen una estructura semejante. Se inician con un prólogo, que cobra gran importancia a medida que avanzas en la lectura, y se cierran con un epílogo donde el autor ata los últimos cabos sueltos de la trama. Sus protagonistas suelen ser tipos de vida gris y opaca que de pronto se encuentran inmersos en una situación de caos por acto del destino y esa misma, les ayuda a verse embravecidos, como auténticos héroes, y a sortear con éxito todas las aventuras y riesgos que se le pongan por delante, incluso el típico villano de turno.

Tim Powers es sin lugar a duda el gran maestro contemporáneo de lo que se ha venido a llamar «fantasía histórica». Él nos ha demostrado que no es necesario trasladarse de planeta ni crear nuevos mundos para ofrecerle al lector situaciones exóticas, costumbres diferentes y personajes extraños. Una Viena sobrevolada por demonios alados o un Londres fantasmagórico con mendigos, licántropos y magos egipcios, puede ser y es suficiente.

Armando Boix hablaba del «cóctel Powers» y lo explicaba así: «Si tomamos un escenario al que el paso del tiempo ha conferido un barniz romántico, le añadimos una trama enrevesada, acción desbordante y unas gotas de magia y prodigios, es posible obtener un combinado de alta graduación en su capacidad para estimular diversión y maravillas”. Y así era precisamente como trabajaba Powers en sus novelas. La penúltima de ellas ganó el Premio Mundial de Fantasía. Y la última, Three Days to Never, apareció en verano de 2006. Su legado literario permanece y permanecerá siempre en las librerías mientras se conserve el género fantástico. Tal vez en eso también haya un poco de magia.

Fuente: cineyletras.es


Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...