‘La noche de Walpurgis’, de Gustav Meyrink

Considerado uno de los grandes autores de misterio de las letras germanas, Meyrink constituye una rareza en el deslumbrante panorama cultural de un Imperio Austro-Húngaro en vías de desaparición.

Vista de Praga
En la mitología germánica, la noche de Walpurgis es la madrugada del primero de mayo, una fecha en que los antiguos celtas adoraban a los dioses de la fertilidad y prendían hogueras para, a través del humo, purificar sus pueblos y a sus habitantes. Sin embargo, con el paso del tiempo, tal celebración fue adoptada en rituales de brujería y hoy se asocia más con este tipo de actividades esotéricas.

Así, precisamente, tituló uno de sus relatos más conocidos el escritor austríaco Gustav Meyrink (Viena, 1868-1932), un personaje peculiar de cuna aristocrática que trabajó como banquero hasta que, tras incurrir en un fraude, fue despedido y decidió dedicarse a la Literatura.

Por si ello fuera poco singular, no deja de sorprender que en la refinada Viena, deslumbrante por su panorama cultural, donde bullía la literatura de vanguardia y en la que nacieron grandes escritores como Hugo von Hofmannsthal, Stefan Zweig o Arthur Schnitzler, un no menos refinado Meyrink se dedicase a la narrativa de misterio y terror. Pero siempre fue muy aficionado al estudio de las ciencias ocultas e incluso perteneció a la famosa orden esotérica conocida como “Golden Dawn” (o “Alba Dorada”), de la que, al parecer, también formaron parte otros muchos escritores como Julio Verne, Arthur Machen o William Butler Yeats.

Precisamente, la novela más famosa de Meyrink, ‘El Golem’, trata sobre la criatura legendaria del mismo nombre procedente de la tradición hebrea del gueto de Praga. Así mismo, en ‘La noche de Walpurgis’, el escritor nos traslada a esa ciudad checa para contarnos como, en el fragor  de una revuelta popular, la duquesa Zahradka y los extraños personajes que la rodean contemplan como su mundo se desmorona. Sin embargo, en este momento de decadencia absoluta, los apasionados Polixena y Ottokar se dejan llevar por la magia de esa noche de las brujas.

Con un estilo cargado de simbolismo y apoyado en las ancestrales leyendas centroeuropeas, Meyrink nos arrastra a un mundo extraño, plagado de criaturas que bordean lo racional y consiguen inquietarnos. No en balde, nos hallamos ante uno de los grandes autores de misterio de las letras germanas, aunque hoy esté un tanto olvidado. Muchos de sus relatos breves, como ‘El ópalo’ y ‘El cardenal Napellus’, están a la altura de la citada ‘El Golem’, que por su parte, es una novela de culto entre los aficionados al género.

Fuente: Galeón.

Foto: Ricardo Pipo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...