‘La maldición de Hill House’, de Shirley Jackson

Una novela de terror calificada por Stephen King como una de las más grandes del género en el siglo XX.

maldicion

No deja de resultar curioso el poder que los medios de comunicación tienen sobre la colectividad a la que se dirigen. Y ello no ya en un sentido político o social sino también a la hora de hacer creer algo por inverosímil que parezca. El caso más famoso probablemente sea el de ‘La guerra de los mundos’, novela donde Herbert George Wells narraba la invasión de la Tierra por un ejército extraterrestre y que, adaptada como serial radiofónico por Orson Wells en 1938, provocó tal pánico en la Costa Este de Estados Unidos que sus habitantes huyeron en masa.

Sin llegar a esa histeria colectiva, también un relato de la norteamericana Shirley Jackson (San Francisco, 1916-1965) conmocionó a una parte de su país. Se titulaba ‘La lotería’ y estaba ambientado en un pueblo de la América “profunda”.

En él se narra el sorteo que sus propios habitantes hacen una vez al año de tal suerte que el ganador es lapidado por sus convecinos. Publicado en ‘The New Yorker’, el diario estuvo varios meses recibiendo cartas de protesta y otras en las que se anulaba la suscripción. No sería la única polémica en que se viera envuelta su autora. Años más tarde, cuando publicó su novela ‘We have always lived in the castle’ (no traducida al español), a su esposo no se le ocurrió nada mejor que manifestar que la escritora había practicado la brujería. Aunque ella lo negó, es cierto que era aficionada al ocultismo, ya que tenía una biblioteca de más de quinientos libros sobre el tema. Y, en cualquier caso, la polémica le proporcionó una inesperada y rentable publicidad.

En cuanto a ‘La maldición de Hill House’, ha sido ubicada por un autor de misterio tan reputado como Stephen King entre las grandes novelas del género en el siglo XX. Al modo de un relato gótico, cuenta una anécdota mil veces repetida posteriormente en cine y televisión: el doctor John Montague, dedicado a estudiar las casas encantadas, organiza un experimento en la bautizada como ‘Hill House’. Para llevarlo a cabo, contrata a tres ayudantes: Theodora, una muchacha con poderes telepáticos; Eleanor, una mujer solitaria, y Luke, un vividor sobrino de la propietaria de la vivienda quien ha impuesto su presencia.

Las experiencias que el investigador y sus colaboradores vivirán en la casa serán alucinantes. Jackson narró la historia sin estridencias, con un estilo sencillo y sereno, incluso diríamos frío. Pero sabiendo darle el tono adecuado para conseguir que la novela se convirtiese en un clásico del terror.

Vía: Web dedicada a la escritora.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...