‘La sirena de la niebla’, por Ray Bradbury

Es un referente indiscutible de la literatura fantástica y la ciencia ficción como tantos otros, favorito entre miles de lecturas juveniles que sabe atrapar a su lector y conmover sentimientos desde la simple utilización de la palabra escrita. Hablamos del maestro futurista Ray Bradbury, ganador de innumerables premios literarios y autor de obras como ‘Crónicas marcianas’ (1950), ‘Las doradas manzanas del sol’ (1953) y ‘Fahrenheit 451‘ (1953), entre tantas otras. Ha trabajado también como argumentista y guionista en numerosas películas y series de televisión, entre las que se puede destacar su colaboración en Moby Dick.

Ray Bradbury

Ray Bradbury firmando libros.

Sus obras están enmarcadas siempre dentro de esquemas poéticos, caracterizados por cierto romanticismo que nace de la vida misma de las personas y que se expone sobre papel con un claro realismo épico. Bradbury es un narrador de cuentos profesional que persigue siempre la moraleja y consigue despertar una angustia desconcertante en el lector, pues desde su punto de vista el destino de la humanidad es el de acabar rendido a  los sufrimientos de la vida.

Al estilo de Julio Verne, este autor tiene el mérito de entretener, conmover y concientizar. Ya en los años 50 imaginaba casas inteligentes, incursiones espaciales y humanos «tecnoadictos». A diferencia que otros escritores, su ciencia ficción retrataba más a hombres y mujeres que robots y aliens extraterrestres. Fascina su redacción directa, llana, objetiva, donde destacan metáforas y comparaciones por doquier, amenas y bellas, como todo recurso literario puesto en sus manos. Porque en sus cuentos todo tiene vida propia, cada palabra, pausa y oración tiene una función narrativa dentro del relato. Y eso lo podemos ver en sus descripciones sobre el planeta Marte, o sobre la ciudad natal de Bradbury que tanto suele mencionar, Illinois, que se representan con la precisión y elocuencia necesarias.

Uno de sus escritos más queridos es el de ‘La sirena de la niebla’, donde relata la agitada noche del hombre encargado del Faro ante la llegada de un monstruo marino oculto en las profundidades. En la historia aparecen tres protagonistas clave: Johnny, el narrador en primera persona. McDunn, el encargado del faro, un hombre a simple vista bastante simpático. Y la criatura marina, última en su especie, que lleva apareciendo desde hace tres años atraída por la sirena del faro cuyo sonido, al parecer, interpreta como la voz de otro ser de su especie.

En esta ocasión conmueve especialmente la soledad de este monstruo, su intento de contactar con alguien como él y desplazarse kilómetros y kilómetros entre las aguas frías del océano para encontrar compañía. La historia se desarrolla en un solitario faro, en mitad de la noche, y se llena de misterio ante las palabras del farero que con toda su angustia y soledad contribuyen al tono triste final de la historia. En este relato, Bradbury nos situará ante dos clases de soledad: la física o espacial, relacionada con la lejanía de otros lugares habitados; y la soledad psicológica, que se traduce como una profunda tristeza, capaz de llevarnos a actuar con furia ante la frustación.

Ray Bradbury nació el día 22 de agosto de 1920 en Waukegan, Illinois. Fue un ávido lector en su juventud además de un escritor aficionado. Aunque no pudo ir a la universidad, se hizo autodidacta mediante la instrucción de libros que le valieron para empezar a escribir sus primeros cuentos. Actualmente reside en California y sigue en activo.

Foto: California Cthulhu

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 3,00 de 5)
3 5 2
Loading ... Loading ...