Los misterios de Udolfo, de Anne Radcliffe

Las peripecias de Catherine Morland en La abadía de Northander, de Jane Austen, están condicionadas por una novela que la célebre escritora británica apreciaba y admiraba: Los misterios de Udolfo, de Ann Radcliffe. Así, la ingenua protagonista hace coincidir su despertar a la edad adulta con la lectura de este libro básico para entender el género gótico, no sin experimentar los miedos que la rodean al verse reflejada en la heroína Emily St. Aubert. Henry James, por su parte, también incluyó una mención a Los misterios de Udolfo al principio del cuarto capítulo de Otra vuelta de tuerca: «Había un ‘secreto’ en Bly, un misterio de Udolfo o un pariente loco, innombrable, mantenido en un ignorado confinamiento?«. Estas menciones dan buena cuenta de la influencia de la escritora Ann Radcliffe en la época, y de cómo sentó las bases de lo que sería desde ese momento la novela gótica inglesa.

Ilustración del libro.

The mysteries of Udolpho, en su título original, fue publicada en 1794 en una edición de cuatro volúmenes, siendo la obra más popular de Radcliffe entre títulos como The Italian (1796) o The Romance of the Forest (1791). Su primera novela, The Castles of Athlin and Dunbayne (1789) sentaría muchas de las bases que ya podemos ver en la novela que nos ocupa, por ejemplo el tono lóbrego y el amor por el detalle en lo que se refiere a las descripciones del paisaje y el espacio. Por otro lado, el leitmotiv de las obras de Radcliffe será el de posicionar a una inocente pero heroica jovencita en un marco misterioso y terrorífico, como pueda ser un castillo. Siempre en manos de un hombre tosco con un oscuro pasado.

Así, lo que hace Ann Radcliffe en Los misterios de Udolfo es diseñar la hoja de ruta de toda buena novela gótica que se precie, que siempre contará con algunos elementos fijos: escenarios lóbregos, eventos sobrenaturales, gusto por la creación de atmósferas, descripciones detalladas, heroínas inocentes. Una de las señas de identidad de la escritora es lo que algunos han venido a llamar «encantamiento paisajístico«, característica que describe perfectamente la prosa de Ann Radcliffe.

El argumento de Los misterios de Udolfo se enmarca en el año 1584 y acontece entre el sur de Francia y el norte de Italia. Cuenta la historia de una joven francesa llamada Emily St. Aubert que queda huérfana de madre y luego de padre. Tras el fallecimiento de sus progenitores Emily es enviada al castillo de Udolfo, donde vive su tía, Madame Cheron, recientemente casada con el bandolero italiano Signor Montoni. Recluida entre los muros de ese lóbrego lugar, la joven comenzará un romance son el hermano mejor de Montoni, Valancourt. Un idilio que se verá truncado ante los tejemanejes del bandolero italiano. La frustración de Emily se verá volcada, pues, en desgranar la relación que unía a su padre con la marquesa de Villeroi. Un secreto que, presumiblemente, se encuentra ligado al castillo de Udolfo, que funciona como un personaje más de la novela.

Foto en Cervantes Virtual

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...