Los otakus toman el mundo

Los Otakus son un grupo importante de lectores que se caracterizan por ser obsesivos en su coleccionismo del manga japonés. cada vez son más y su presencia contribuye a difundir el arte del manga y el anime por todo el mundo.

Los Otakus son un grupo de fanáticos del manga y el anime que ha invadido el mundo. Tenemos, en el caso de los fanáticos del anime y el manga, a una poderosa legión de incondicionales que ha ido pasando la antorcha de la afición a jóvenes y adultos de todo el mundo.

Pero el manga y el anime no son resultado de la casualidad. Desde el siglo XV los japoneses utilizaban una forma rudimentaria de manga. Relatos cortos que presentaban frecuentemente historias eróticas. Estas primeras manifestaciones del pre-manga evolucionaron con el tiempo hasta convertirse en el manga propiamente dicho. Uno de los primeros en utilizar ese vocablo en Japón fue Hokusai Katsuhika.

El manga como lo conocemos en occidente surge después de la segunda guerra mundial. En aquellos años la población japonesa estaba cansada de los problemas ocasionados por la guerra y volcaba su interés en temas como la fantasía y la ciencia ficción. Además, el cómic occidental ya había penetrado en la cultura japonesa y muchos autores empezaron a trabajar siguiendo modelos occidentales.

Históricamente se considera a «Astroboy» como el manga más importante. Fue este personaje, en realidad llamado Atom, el primero en ser serializado para la televisión. Con lo que se da inicio al nuevo y poderoso fenómeno del anime.

astroboy.jpgAstroboy, de Tesuka Osamu, fue originalmente un personaje secundario de la serie «Capitán Atom» que se publicaba desde 1951 en la revista «Shonen» de la editorial Kobunsha Publishers, Ltd. Con el éxito del manga el autor se animó a sacar una serie de dibujos animados protagonizada por el robot Atom (nombre del robot Astroboy) en 1963. La gran audiencia que consiguió la serie de televisión Astroboy y su posterior comercialización a otros países del mundo marcaron, sin ninguna duda, un antes y un después en la historia del manga.

No es poca la importancia de Tesuka Osamu en la historia del manga. También es el responsable de la primera historia para chicas de la historia. Su personaje «La princesa caballero» fue un verdadero triunfo entre los aficionados al manga. La historia contaba las peripecias de una joven que tenía la «mente» de un hombre. La princesa Safiro tenía un gran villano masculino que buscaba impedir que suba al trono y recurría a mil argucias para evitarlo. Este manga fundamental fue publicado entre los años 1953 y 1956 por la revista «Shojo Club». Es importante destacar que esta serie trabaja temas como la naturaleza andrógina de los héroes. Tema que posteriormente sería muy desarrollado por los animes y mangas. Un caso muy recordado es el de «Ranma 1/2».

Con Tesuka Osamu se populariza el empleo de los Ojos de melocotón en los mangas. Estos personajes de ojos grandes cautivaron a su público desde un comienzo y fueron masivamente copiados por muchos autores. A pesar de las diversas críticas que recibieron los primeros mangas y animes su estilo se llegó a imponer con los años. En un inicio se criticaba mucho que los japoneses crearan personajes con ojos grandes cuando el poblador del país de sol naciente destacaba, al contrario, por sus ojos pequeños y rasgados.


princesa-caballero.jpg

Luego de Osamu, a quién también se debe la historia de Kimba el rey león blanco posteriormente plagiado por la compañía Disney, el manga y el anime iniciaron su meteórica carrera para conquistar el mundo de las historietas y los dibujos animados. Precisamente fue un meteoro la siguiente estrella del anime. La serie ¡Mach Go Go Go! sobre las carreras de autos se convirtió en el segundo éxito de los animes a nivel mundial. El anime era nuevamente una adaptación de una historia manga creada por Tatsudo Yoshida y tenía por personaje central a un joven corredor de autos llamado Meteoro. También tenía en esta serie una importancia capital el auto Mach 5. Un coche futurista con un diseño espectacular.

Con Astroboy y Meteoro se inicia la conquista del mundo para el manga y el anime. Les siguieron otros grandes éxitos como Mazinger Z, Candy Candy, Los Caballeros del Zodiaco, Dragon Ball y muchos más.

Obviamente con la popularidad y conquista del mundo de los animes y mangas también se beneficiaron los Otakus, quienes empezaron a proliferar por el mundo. Estos aficionados obsesivos del manga y anime se encuentran por todos los rincones del planeta y constituyen una muy bien organizada cofradía.

Es importante comentar que la palabra Otaku おたく otaku es utilizada despectivamente en Japón para designar a las personas obsesionadas de manera absurda con algún tipo de afición. El Otaku en japón puede ser un aficionado lamentable a cualquier cosa. No necesariamente al manga o al anime.

Pero fuera de Japón la palabra Otaku sirve para aglutinar a toda una legión de jóvenes que se declaran adictos al anime y gustan compartir sus gustos con todos los otros afectados por la fiebre del anime o manga.

Uno puede quedar desorientado al escuchar hablar a un Otaku. Ellos mencionan palabras como Ovas, Shoujo, Shonen y otras que dejan desconcertado al resto de los mortales. En mi caso particular me costó entender que los Ovas eran series de anime destinadas únicamente al mercado del DVD. Igualmente tardé en conseguir que alguien me explicara que el Shoujo era un tipo de manga destinado a las chicas y el Shonen un manga destinado a los varones. Todo un diccionario se necesita para entender a los otakus.

Al respecto puedo comentar una anécdota de la primera vez que me encontré con los otakus. Yo solía visitar una pequeña tienda de historietas en mi distrito para conseguirme los libros de tiras cómicas de Woody Allen, Mafalda y alguna historia de Spiderman. La tienda era pequeña y el público era reducido. Generalmente fanáticos que te miraban con desconfianza y solo se hablaban entre ellos. Yo nunca me hablé con ellos. Apenas conocía de nombre al líder de uno de los fanáticos de los superhéroes. Pero este fan del cómic superheroico de nombre Rómulo era imposible de abordar, así que en mis visitas a la tienda solo me limitaba a comprar mis historietas e irme.

Para sorpresa mía, pronto descubrí que había una tienda similar muy cerca de la tienda de cómics que yo visitaba. La diferencia estaba en que esta otra tienda tenía una larga cola de aficionados esperando ingresar y, gran diferencia, vendía mangas. Los otakus que solía ver en la entrada de la tienda eran tanto hombres como mujeres. Tercera gran diferencia con los aficionados a la historieta occidental que somos generalmente hombres. Pero lo que más me llamaba la atención era la amabilidad que se sentía en el ambiente otaku. A ellos se les notaba más abiertos y amables.

A pesar de notar un mejor clima humano en los otakus me aferré a los cómics americanos. Incluso me hice amigo del inefable Rómulo y empecé a mirar con desconfianza a los otakus. Hasta que un día me crucé con una otaku que me dijo al pasar «Suki da yo». Lo tomé como una afrenta y le dije «Lo serás tú», para irme luego a mi tienda de cómics y saludar a Rómulo.

Le comenté esa supuesta burla de la chica Otaku a Rómulo, quién estaba vestido para la ocasión con un polo del superhéroe Thor, y gané comentarios de solidaridad del tipo «esos otakus se creen mucho, ya están hasta pedantes». Me sentí inflamado en mi orgullo ese día hasta que por la tarde me encontré con mi amigo Gibrán. Mi amigo, también aficionado al cómic, me comentó el verdadero significado de la frase «Suki da yo». Resultaba que significaba «yo te amo».

fan-del-manga.jpgDesde ese día observé con simpatía el fenómeno Otaku. A pesar de no seguir mucho el manga y el anime, he conseguido varios clásicos de ambos fenómenos culturales y puedo decir que me gustan. Además, de pequeño ya me gustaban Meteoro y Astroboy, así que solo se trata de volver a viejas aficiones.

Sobre la chica que me dijo «Suki da yo» no la volví a ver nunca. La verdad es que después de la respuesta que le arrojé traté de evitar la tienda de manga. Sin embargo, si me la llegara a encontrar durante el estreno de la nueva película de Meteoro intentaré agradecerle con la mirada el buen gesto que tuvo conmigo en aquella ocasión. Lo que sí puedo asegurar es que disfrutaré mucho la película en compañía de los aficionados otakus.

Imágenes 1 y 2 en este enlace

Foto 3 de otaku

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...