Los audiolibros son una pieza importante de la evolución del mercado literario

Los libros impresos y los digitales requieren de nuestra atención visual y si bien los segundos tienen una ventaja sobre los primeros (movilidad, almacenamiento, etc), no son tan prácticos como “escuchar” tu libro preferido mientras posas tu vista en donde la necesitas.

Aunque muchos de nosotros todavía nos resistimos a leer libros digitales o eBooks en diversos dispositivos especializados o adaptados para tal fin -pues desde los primeros lectores hasta la fecha, los libros digitales se han adaptado a diversos tamaños de pantallas y sistemas operativos de dispositivos móviles- lo cierto es que los libros digitales ganan mercado mientras que la vieja industria del libro en papel, lo pierde.

Las razones y justificaciones posibles para explicar esta realidad son diversas y hemos hablado no en pocas ocasiones al respecto; pero dentro del fenómeno de la evolución de la lectura y, principalmente, de la industria de los libros existe otro componente al que también nos hemos referido, pero no dándole el peso que realmente tiene: Los audiolibros.

Se estima que 10.000 títulos de los audiolibros aparecieron el año pasado (en comparación con 316.480 títulos impresos tradicionales), y las ventas ascendieron a unos $ 900 millones en 2009, el último año del que hay cifras disponibles. Las descargas representan un poco más de un 30 por ciento de todas las ventas de audiolibros, de acuerdo con la APA.

La movilidad y versatilidad (más mejor fidelidad de sonido) de libros de audio son las grandes ventajas sobre las versiones impresas y libros electrónicos. Los viajeros pueden escuchar audiolibros mientras conducen en sus coches o se encuentran en el transporte público. Los creativos multitarea pueden tomar en un best-seller mientras se encuentran ocupados en trabajos de jardinería, pasear al perro, hacer ejercicio o hacer la cena. Formas en que la edición impresa y la digital no son compatibles, sólo porque requiere de nuestra atención visual.

Luego está la sensación de bienestar que surge de escuchar a un narrador de confianza leeyendo una historia para nosotros. Esa es la única parte de la experiencia de audiolibros que no se encuentran en cualquier lector de libros electrónicos o en cualquier otra página de papel: la posibilidad de sentir que compartes esa lectura con un personaje admirado.

Sin embargo, los audiolibros no son baratos, de hecho, un nuevo CD de audiolibros tiene un costo promedio de €15 y €30 y algunos CD de compilados o trilogías pueden llegar a 80 dólares, por lo que las descargas digitales comienzan a cobrar un aspecto atractivo con precios que van a partir de €4 y €15.

Si eres un oyente habitual y sueles estar demasiado ocupado como para sentarte a leer un libro en papel o en una pantalla de cualquier tamaño, es probable que te interese la posibilidad de utilizar audiolibros para conocer más libros en un día ocupado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...