Así surgió el País de las Maravillas…

Un conejo blanco que llega tarde a tomar el té, raro ¿no? Depende desde donde lo leas, porque será muy raro en nuestra época o para cualquier señora de la Inglaterra victoriana, siempre y cuando no seas una niña intrépida e ingeniosa como cierta pequeña que un día se aburría junto a la orilla de un río y no llegaba a entender cómo su hermana podía leer, durante horas, libros sin una sola ilustración.

Gracias a Dios que apareció aquel conejo y animó la tarde de Alicia (y la nuestra de paso y sin querer, o… queriendo)

Y Alicia, sin dudarlo, sin pensar qué podría suceder, se cuela en la madriguera en post del blanco y raudo conejito. Desde luego que no es el ejemplo más loable para que los niños lo sigan, pero, claro, ¿cuántos niños han visto a un conejo con chaleco y con reloj, preocupado porque llega con retraso?

¿Y a dónde la lleva esa profunda y extraña madriguera, toda amueblada con estantes, mapas, cuadros…? Sólo a un sitio podría ser: Al País de las Maravillas.

Y allí en el País de las Maravillas, Alicia crecerá y disminuirá sólo al comer o al beber; tendrá que nadar en sus propias lágrimas; hará amistad con un ratón; oirá los consejos de una oruga; soportará a una Duquesa bastante extravagante; asistirá a una merienda algo peculiar; tendrá que discurrir el significado de acertijos que no tienen solución; pintará, de rojos, rosales blancos; jugará un partido de croquet con un flamenco como mazo y un erizo como bola; lidiará con la megalomanía de una reina que decapita a todo el que le cae antipático; hablará y verá la cabeza de un gato, que, a veces, sólo tiene sonrisa; vivirá, en fin, mil y una locura más.

Y, en realidad, quizás no sean tantas locuras, quizás todo responda a un juego con reglas que impuso el autor y que, por desgracia, en muchas ocasiones, se nos escapan.

Desde la misma firma del autor, Lewis Carroll, hasta el nombre de la protagonista, todo es juego.

Y todo empezó, como en el cuento, una tarde, algo aburrida, también junto a un río: el profesor Charles Dodgson le relata a tres de sus pupilas un cuento titulado algo así como Las aventuras subterráneas de Alicia, cada una de las niñas tendrá un papel en el cuento (Lorina es Lory o Loro; Edith es Eaglet, el Aguilucho; Alice es fácilmente reconocible), incluso el profesor será Dodo. La narración oral, pasó luego a manuscrito que fue regalado a la pequeña Alice. Al publicarlo, años más tarde, le añadió algunos capítulos más.

Carroll no ideó un cuento de hadas, su país maravilloso no está repleto de hadas ni de princesas, de ogros o de gigantes. Su protagonista es una niña, modosa, recatada, educada, un poco sabihonda que se introduce en un mundo al revés, donde lo que ha aprendido en el colegio no le sirve para mucho, al contrario, la confunde. Tiene que dejar toda esa enseñanza estereotipada de la Inglaterra victoriana, para jugar con la lógica, con el ingenio, que es el único modo de salir indemne de ese mundo maravilloso donde ha caído. Alicia afronta con total sencillez, como si fuera lo más natural del mundo, todo lo que le acontece, incluso parece divertirse con la idea de crecer, decrecer, perseguir al conejo blanco, discutir con el ingenioso Sombrerero Loco, pasar del sentido figurado al literal, jugar con las palabras… le molesta, eso sí, que le quieran cortar la cabeza, pero, claro, ¿a quién no le molestaría?

El País de las Maravillas no es suficiente para todo el ingenio de Carroll y Alicia se lanza A través del espejo de su casa para ir a dar al tablero de ajedrez más grande que jamás haya visto y todo empieza de nuevo, quizás mucho más marcado lo simbólico, los juegos de ingenio se suceden vertiginosamente. No en vano, Carroll fue un maestro en lógica simbólica.

Alicia es uno de esos libros que parece para niños, pero que pueden (y casi deben) leerse en todas las edades, porque para cada edad hay una lectura.

Al fin y al cabo, “La vida, dime, ¿es algo más que un sueño?

Para leer el texto, íntegro, entre otros sitios, puedes visitar:

http://www.guiascostarica.com/alicia/index.html

http://www.bibliotecasvirtuales.com/biblioteca/OtrosAutoresdelaLiteraturaUniversal/LewisCarroll/Aliciaenelpaisdelasmaravillas.asp

http://www.elaleph.com/libros.cfm?item=308&style=biblioteca

También hablan del tema:

http://www.lacoctelera.com/memorias-de-sancho-panza/post/2005/06/21/alicia-el-pais-las-maravillas

http://www.espacioblog.com/literaturainfantilycine/post/2006/10/16/mark-twain

http://html.rincondelvago.com/cuentos-infantiles_1.html

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...