La biblioteca más antigua del mundo está en Alejandría

Hubo un tiempo en que la ciudad de Alejandría, Egipto, albergaba la biblioteca más grande del mundo. Fundada a principios del siglo III a.C. por Ptolomeo I Sóter, la biblioteca fue ampliada por el hijo de éste: Ptolomeo II Filadelfo. La fama histórica que precede a la Biblioteca de Alejandría no es en vano, pues este centro neurálgico del saber llegó a albergar nada más y nada menos que hasta 900.000 manuscritos. En la actualidad poco queda de aquella, pues fue destruida a lo largo de la historia, aunque en octubre de 2002 fue inaugurada una biblioteca en la misma ciudad rememorando la original, en un proyecto financiado e impulsado por la Unesco.

La película 'Ágora' (Alejandro Amenábar) versa sobre la destrucción de la Biblioteca.

Ptolomeo I Sóter fue ayudado por un ateniense desterrado, Demetrio de Falera, a concebir la biblioteca. Ambos consiguieron hacer de Egipto el centro cultural y de Alejandría la capital artística y científica del mundo civilizado. Así se explica en una carta escrita por el estudioso Aristeas (180-145 a.C.), una de las pocas fuentes que se conservan al respecto de la biblioteca. Así, Aristeas relata cómo se empezó a reunir una colección de lobros sobre la política clásica griega, además de ejemplares venidos de todas partes del mundo. Escritores, poetas, científicos y artistas de todas las disciplinas eran bienvenidos a Alejandría, donde encontrarían las virtudes de una capital volcada en el conocimiento.

La Biblioteca de Alejandría sería uno de los epicentros del saber de la Antigüedad, constituyéndose como un modelo a imitar para las futuras universidades. Allí se realizaban estudios de Astronomía y Geometría, así como de Medicina y Matemáticas. La Trigonometría y la Gramática, por ejemplo, nacieron en esta biblioteca. De hecho, el legado de las gentes que allí trabajaron queda patente en nuestros tiempos, pues son muchos los descubrimientos que allí se hicieron durante más de medio siglo de actividad hasta la desaparición del centro. Sin contar el gran número de documentos que se lograron conservar y que a día de hoy solo conservamos una mínima parte.

Precisamente este hecho es uno de los grandes interrogantes de la historia. ¿Qué ocurrió con la Biblioteca de Alejandría? Pese a que existan varias teorías, lo cierto es que la historiografía actual está prácticamente de acuerdo en el hecho de que ésta no fue destruida por un incendio provocado por Julio César en el año 48 a.C. Las causas las encontramos más bien en otros factores, algunos externos y otros internos. En primer lugar, los estudiosos datan la decadencia del centro entre los siglos III y IV, momentos muy convulsos y repletos de conflictos militares y diversas revueltas. Por otro lado, en este periodo acaecieron 23 terremotos que habrían podido dañar el enclave de la Biblioteca. Es más, los fanáticos cristianos habrían podido destruir gran parte de los documentos que allí se encontraban, pues la quema de volúmenes era una práctica corriente entre este colectivo de incipiente poder intelectual y político. No en vano, muchos de los manuscritos contradecían las mismas bases de la religión católica.

La pregunta que todos nos hacemos es la de qué hubiese pasado si gran parte de los volúmenes contenidos en la Biblioteca de Alejandría hubiesen sido salvados. ¿Sería el mundo de hoy tal y como lo conocemos?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...