Brujas en la Roma antigua

«El Asno de Oro» de Lucio Apuleyo es una extraordinaria narración fantástica que nos acerca al mundo de la hechicería y las decadentes prácticas sexuales del antiguo imperio romano

Leer un clásico de la literatura universal como el «Asno de Oro» o «La Metamorfosis» puede depararnos sorpresas inolvidables. Por ejemplo ¿sabía usted que los romanos vivían temerosos de las brujas y sospechaban que incluso sus mujeres podían ser diabólicas hechiceras? La novela de Lucio Apuleyo es una oportunidad de conocer las creencias y costumbres de la sociedad de los primeros siglos de la era cristiana.

el-asno-de-oro.jpgLa novela fantástica de Lucio Apuleyo nos traslada a la sociedad del imperio romano del siglo II. Pero no se trata de un relato de las grandes metrópolis del imperio. Se narra una aventura ocurrida en una de las muchas provincias del imperio. La trama de la novela transcurre en la provincia de Tessalia, ubicada en la Grecia ocupada por el imperio romano. La novela nos presenta las características de la vida social de las provincias romanas. Tenemos así una sociedad que poco a poco se va a alejando de la lógica y la razón para ingresar en los terrenos de la superstición. Destaca sobremanera en la novela la presencia de la Magia.

Desde el inicio de la novela se nos cuenta como la magia es algo natural entre los pobladores del antiguo imperio romano. Muchos recurren a a ella para lograr poderes ocultos que los beneficien de muchas maneras. Una de las prácticas más comunes de la hechicería está destinada a conseguir el amor. Un tema que volvería a ser tratado por otra gran novela universal como La Celestina.

Pero la novela no es de terror. Al contrario se siente en ella la fuerte presencia del humor. Los sangrientos capítulos de muerte y conjuros son matizados por los comentarios o situaciones cómicas que el autor sabiamente inserta en el relato.

Muchos abordan el libro haciendo el respectivo análisis de la situación del imperio romano en aquellos años. Se alaba la pericia del autor para retratar la vida cotidiana de los habitantes provincianos del imperio, la organización de la sociedad con las clases sociales que las componen y también la minuciosa descripción de los oficios y comidas que se procuraban los romanos en aquellos tiempos.

Algunos otros prefieren limitar «El Asno de Oro» a la Grecia del siglo II. Ciertamente es el país en el que se desarrolla la aventura, pero no se puede olvidar que estaba bajo el control del imperio romano y las costumbres y organización política de la colonizada Grecia se pueden aplicar al resto del imperio.

Pero una novela como «El Asno de Oro» se nutre de las propias vivencias del autor. Apuleyo tuvo una vida muy rica en experiencias. Nació en África por el año 114 después de Jesucristo. Fue filósofo con estudios en Grecia y estudió jurisprudencia en Roma. Además, como si fuera poco, se dedicó a explorar en diversas religiones orientales y destacó por su conocimiento de las arte místicas. La amplitud de sus conocimientos confirma una vida plena que estuvo acompañada también por sucesos graves y sobresalientes.

Apuleyo fue acusado de brujería y procesado en Roma el año 158 después de Jesucristo. la razón de esta acusación fue la poca estima que le tenían sus suegros. Casado con una viuda rica de Trípoli, de nombre Emilia Prudencia, Apuleyo consiguió mejorar su situación económica. Sin embargo, sus prácticas mágicas producto de su adhesión a rituales orientales causó incomodidad en la familia de su esposa. Esta antipatía de su familia política se agravó tras la muerte de su esposa y lo llevó a los tribunales de Roma.

Afortunadamente Apuleyo, un gran orador, pudo librarse de la condena gracias a un magnífico alegato titulado «Apología u Oratio de Magia». Una vez libre de ese proceso Apuleyo partió para establecerse en Cartago, lugar en el que vivió hasta su muerte en el 184 después de Jesucristo.

La obra de Apuleyo fue diversa. El autor también dedicó tiempo a escribir obras sobre matemáticas y cálculo, así como algunas obras de filosofía. Sin embargo, la más conocida de sus obras y la que mayor gloria le ha deparado es la novela «La Metaformosis» o «El Asno de Oro»

Respecto a este clásico de la literatura quiero comentar dos pasajes que me llaman especialmente la atención y son mis favoritos de la obra.

Mencionaré primero el comienzo del viaje de Apuleyo a Tessalia. El narrador nos cuenta que va contento a la provincia de Tessalia a descubrir todo lo relacionado con las artes mágicas. En otras palabras cuenta como viaja a Tessalia para convertirse en brujo. Pero hay que hacer notar que el personaje principal de la obra no es un tipo siniestro con ánimos de dominar algún poder para causar el mal en el mundo. Es todo lo contrario. Apuleyo narrador es un tipo fascinado por la magia que quiere aprender de ella para realizar acciones extraordinarias. Está búsqueda de la magia se podría comparar a la del estudiante que se matricula en una universidad para aprender una profesión.

tesalia.jpg

La primera gran aventura de la obra es narrada por los viajeros que se cruza Apuleyo en su camino. La aventura que narra uno de ellos nos pasa rápidamente de la alegre descripción de viajero despreocupado de Apuleyo al asombro de lo fantástico. Aristómenes, uno de los compañeros de viaje de Apuleyo, cuenta la historia de un amigo suyo que conoció a una bruja tabernera. La siniestra historia relata las desventuras del amigo de Aristómenes, quien muere degollado en su cama al pretender huir de la bruja. La descripción de la muerte es contada con detalladas descripciones sangrientas. A pesar de ello el humor se filtra en la narración cuando se comenta el miedo que tuvo el testigo del asesinato (el viajero Aristómenes). El detalle de terminar orinado en la cara por la bruja y una compinche relaja la tensión del asesinato sin perder la emoción del relato. Un momento inolvidable.

El segundo pasaje de la obra que suelo recordar con mucha emoción es la transformación de Apuleyo en Asno. El narrador obsesionado con obtener los secretos de la magia es conducido por su amante al cuarto de su ama. La criada lo tiene interesado asegurando que su ama es una bruja y que puede transformarse en ave mediante un ungüento. Apuleyo le pide lo lleve a al habitación de la ama bruja para poder untarse la mágica pomada y así ver consumado su primer acto de brujería. Sin embargo, una confusión de ungüentos hace que Apuleyo termine usando la pomada que convierte en Asno. Un gran momento fantástico mezclado con comedia.

Luego de la transformación de Apuleyo en asno esta sátira de costumbres que es «El Asno de Oro» nos lleva por distintos viajes del desafortunado Asno en los que se incluyen pequeños relatos contados por los propios personajes. Entre ellos destaca la soberbia narración «Historia de Psiche y Cupido».

La obra nos regala otros momentos inolvidables como el episodio del bestialismo, cuando el asno debe unirse sexualmente a una bella matrona que está enamorada del asno por su asombrosa inteligencia. Un gran episodio que nunca cae en lo pornográfico gracias al genio literario deApuleyo.

Puede, estimado lector, encontrar esta obra en este link y así descubrir los muchos placeres y asombros de este clásico de la literatura. Le aseguro que le esperan muchas y agradables sorpresas.

Fotos:

Foto 1 edición de «El Asno de Oro»
Foto 2 foto de Tessalia en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...