El casamiento engañoso

El casamiento engañoso de Cervantes se puede leer desde internet y encontrar una de las obras de Cervantes con mayor carga de valores morales.

El casamiento engañoso forma parte de las Novelas ejemplares de Miguel de Cervantes, las que fueron escritas entres los años de 1590 y 1612 y que fueron publicadas un año más tarde en Madrid. Se puede leer la obra desde Internet y eso demuestra que la popularidad de Cervantes no ha bajado a pesar del paso del tiempo.

Lo ejemplar de estas novelas radica en dos características que reúne el conjunto: son las primeras novelas escritas en español que siguen la línea que se estaba generando en Italia (antes de estas sólo existían traducciones de autores italianos); cada novela genera, luego de su lectura, una moraleja, una enseñanza ya sea moral o de conducta. El casamiento engañoso no es una excepción dentro del conjunto pues termina dejándonos con una moraleja, si bien muy conocida, también muy verdadera.

El argumento de la novela es muy fácil de seguir puesto que el único cambio de tiempo es cuando el personaje Campuzano comienza a contar el devenir de su matrimonio, que es justamente la historia del relato. El alférez Campuzano se encuentra con un antiguo amigo suyo, Peralta, quien le pregunta la razón por la cual no se encuentra en Flandes, a lo que el alférez responde contándole el engaño del cual ha sido víctima: se casó con una mozuela, Estefanía de Caicedo, que le hizo creer que la hacienda en la que se encontraban era suya, además se declaraba como una muy buena ama de casa a la que le gustaba cocinar, tejer y, por sobre todas las cosas, atender a su marido.



Todas estas razones suficientes en la época para contraer matrimonio, por lo que el alférez también se declaró como hombre de posesiones, de las cuales, las más importantes, además de una casa en su pueblo natal, eran unas joyas que traía en su baúl muy bien guardadas. Entonces, sin más preámbulos, a los cuatro días se casan en una ceremonia a la que asistieron sólo los oficiantes de testigos.

Unos días después, cuando ya vivían en la hacienda de la mozuela, llega la verdadera dueña de dicha casa y tras otra mentira de la dama se esconden en casa de una amiga suya, quien terminaría develando el engaño. Cuando el alférez se entera sale presto a buscarla, pero no la encuentra y cuando regresa a la casa su baúl con las joyas ya no están, se los había llevado su esposa al escapar junto con el que ofició de testigo en la boda; sin embargo, más tarde nos enteramos que las joyas tampoco eran reales, sino de fantasía. Lo que sí es verdadero es la sífilis que la muy pretendida dama le había contagiado a Campuzano.

Antes de llegar a la moraleja, que es muy fácil de interpretar, pasemos un poco por los personajes. Como protagonista tenemos al alférez Campuzano que busca fortuna mediante el casamiento con Estefanía de Caicedo: es un personaje que se cree más vivo que los demás, pero que ciertamente es muy ingenuo, adjetivo que se comprueba fácilmente en la obra al no pedir mayores explicaciones cuando llega la verdadera dueña de la hacienda, o al creer simplemente de palabra que la propiedad es de la mozuela o, más expresamente, cuando la misma Estefanía le dice que había sido pecadora y que lo sigue siendo y, sin importarle esto, igual decide que se casa con ella. La co-protagonista sería Estefanía de Caicedo que comparte las mismas características del alférez aunque, tal vez, un poco más lista pues, al final, ella no tenía nada para perder y sí mucho por ganar, además se aprovechó de la situación y de qué manera logra convencer a Campuzano durante una semana de que esa es su casa y que la maneja muy bien ya que siempre tenía algo que comer y siempre estuvo bien atendido. Entonces sí podemos afirmar que es más astuta que su marido porque este nunca sospechó en lo más mínimo del engaño del cual es víctima.

Luego, como uno de los personajes secundarios y gracias al cual se relata la historia es el licenciado Peralta. No se puede decir mucho de él porque sólo aparece como receptor, a quien se le cuenta el engaño. Recién al final de la novela toma cierta actitud, pero la toma, principalmente, como consecuencia de la introducción de la siguiente novela, pero que de todas maneras vale recalcar: duda del carácter de verdad de lo ya relatado y aún más de lo que se está por relatar. Sin embargo, para nosotros lectores, no es importante saber si es o no verdad, pues la novela tiene un objetivo principal que, hay que mencionarlo, logra a cabalidad. Hay otros personajes secundarios: la dueña de la hacienda, el esposo de esta, la amiga de Estefanía y los criados. Estos personajes, exceptuando los criados, son necesarios en tanto que son transportadores de la verdad: es gracias a ellos que se descubre el engaño, la perfidia si se quiere.

Como hemos mencionado líneas arriba, la novela es generadora de una moraleja y la que aparece en El casamiento engañoso debe ser una de las más antiguas enseñanzas en la historia de la humanidad: “no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti”. Este precepto lo interpretamos hacia el final de la novela, cuando el alférez se arrepiente de haber intentado engañar a Estefanía pues el que resultó perjudicado y sufriendo las consecuencias fue él. Punto en el que confirmamos que uno debe actuar no sólo por uno mismo o de manera egoísta, sino pensando también en los demás y cómo ellos se van a sentir como resultado de nuestras acciones, las que, como vemos, se pueden tornar contra nosotros.

Finalmente, cabe resaltar el valor de la novela ya que incluso en nuestros días aún dependemos de este precepto, además del valor que tienen en general las Novelas ejemplares por ser las primeras en su género escritas originalmente en español. Cuestión que confirma la actualidad de Cervantes y su genialidad ya que casi 400 años después se le sigue leyendo y seguimos encontrando características que hasta ahora nos impresionan y algunas otras que generan preguntas que todavía no sabemos responder.

Foto 1 en flickr
Foto 2 en flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...