El frívolo arte de la seducción

“El depredador acecha a su presa agazapado tras la maleza. Todos sus sentidos están alerta a los movimientos de la incauta víctima. Sus vivencias le han convertido en un experto cazador dueño de mil y una artimañas para conseguir su preciado botín. El fatal desenlace, sólo es cuestión de tiempo…”. Sin más detalles, esto encajaría perfectamente en uno de esos documentales de fauna que algunos recordamos haber visto a la hora de la sobremesa. Y es que la caza, aunque cruel, es todo un arte, con sus técnicas y sus tácticas.

Lejos de una cacería con el pragmático objeto de la propia supervivencia, nos encontramos con la que se realiza por mero entretenimiento, por deporte. Sin entrar en valoraciones sobre la nobleza de dicha concepción de la caza, no cabe duda alguna sigue siendo un arte que puede aprenderse y enseñarse. Bajo ese lúdico enfoque, el escritor y periodista Arturo Robsy pasa a realizar un análisis de otro tipo de cacería, si cabe, mucho más sofisticada: la seducción masculina.

Casanova“¿Cómo ser un sinvergüenza con las señoras?” trata de ser un manual del perfecto Casanova. Para ello, el autor describe en clave de humor, que llega al cinismo, las habilidades y técnicas a desarrollar por el que aspira a tener éxito entre las mujeres. En el transcurso de este compendio de destrezas románticas, se hace un repaso a la historia de la seducción y sus protagonistas más célebres, mitológicos o reales. También pretende ser una introducción a la psicología de las víctimas de esta cacería: las féminas. Y en última instancia, reúne una selección de anécdotas reales que ilustran el éxito de las técnicas propuestas por el experto seductor.

Hablamos pues de un libro de rápida lectura, con sus menos de 100 páginas, e ínfimo coste, por ser de dominio público, que encontraremos en el apartado de humor de numerosas páginas web.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...