El guardian entre el centeno, la novela de iniciación por excelencia

Las novelas escritas en primera persona intentan llevar al lector a un posicionamiento concreto. Por supuesto, no es casual esa elección por parte del autor. La intención de Salinger al escribir este ya mítico El guardian entre el centeno era dar una herramienta para la comprensión de Holden Caulfield, el protagonista de la novela.

El guardian entre el centeno

El guardián entre el centeno

La intención, en mayor o menor grado, es que el lector se identifique con él o la protagonista, bien sea para que pueda comprender ciertos aspectos de la personalidad del personaje o para intentar salvar la dificultad de comprender a alguien sólo por sus actos (algo que, al fin y al cabo, es lo que hacemos en el día a día).

En mi opinión, la intención de Salinger al escribir este ya mítico El guardian entre el centeno era dar una herramienta para la comprensión de Holden Caulfield, el protagonista de la novela.

Tal vez sólo siguiendo el hilo de los pensamientos de este joven se puede llegar a ver en él al ideal de joven rebelde que siempre se ha considerado. Si no conociéramos sus pensamientos, probablemente nos parecería tan solo otro niño rico malcriado que no tiene el más mínimo interés en crecer.


Eso es en realidad lo que es el protagonista. Un joven que no quiere continuar sus estudios porque suponen la vía de ingreso (de reingreso, en realidad, porque de ahí mismo es de donde viene) en el mundo que aborrece. Un mundo de formalidades y horarios, de reuniones y vidas que tienden al gris y que le provoca náuseas.

Lo que no percibe el protagonista es que es ese tipo de mundo el que puede permitirse que un adolescente como él se aloje un fin de semana en un hotel de New York, saliendo a cenar de restaurantes y apurando copas en clubes en penumbras. Si Holden hubiera nacido en medio de una familia humilde, sus diatribas mentales, sus dudas, probablemente serían otras.

Porque El guardian entre el centeno siempre se ha considerado la novela de iniciación por excelencias. Un libro que narra, lleno de genialidad ese salto de la adolescencia al mundo de los adultos, el miedo ante la pérdida de la irresponsabilidad, esa suspensión en el tiempo antes de caer en la rueda que jamás deja de girar de la vida cotidiana.

Sin embargo, es la novela de iniciación de un momento histórico concreto, en un contexto cultural muy concreto y de un estrato social aún más concreto todavía.

Por supuesto que es uno de los libros de lectura obligatoria de la historía, pero es bueno no perder la perspectiva, tal y como hace el bueno de Holden a lo largo del libro.

Puedes leer el libro gratis aquí

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...