El libro rojo de Mao Tse Tung

¿Quién de nosotros no ha oído hablar acerca del libro rojo de Mao Tse Tung?, aquel libro en el que se recogen las citas y discursos pronunciados por el que fuera en su momento el Presidente del Partido Comunista Chino. Aparte de ser conocido, Las Citas del Presidente Mao –como se llama en realidad la obra- es el segundo libro más publicado de la historia y solamente ha sido desplazado por la Biblia. Pues bien, a continuación haremos una breve reseña de la vida de Mao, así como del libro en el cual se encuentra plasmada la ideología de una de las personalidades más influyentes del siglo XX.

¿Quién de nosotros no ha oído hablar acerca del Libro Rojo de Mao Tse Tung?, aquel libro en el que se recogen las citas y discursos pronunciados por el que fuera en su momento el Presidente del Partido Comunista Chino. Aparte de ser conocido, Las Citas del Presidente Mao –como se llama en realidad la obra- es el segundo libro más publicado de la historia y solamente ha sido desplazado por la Biblia. Pues bien, a continuación haremos una breve reseña de la vida de Mao, así como del libro en el cual se encuentra plasmada la ideología de una de las personalidades más influyentes del siglo XX.


Foto: Daniel Tubau

Mao Zedong (o Mao-Tsé-Tung) nació en 1893 en Chao-Chan (Hunán), hijo de un campesino pobre. Tras sus estudios de magisterio se empleó en Pekín como ayudante de bibliotecario. Entró así en contacto con el movimiento estudiantil y, después de un rápido proceso de radicalización, adquirió una sólida formación marxista. El 1º de Julio de 1921 participó en la fundación del Partido Comunista de China. La actividad teórico-práctica de Mao está ligada a todas las vicisitudes del movimiento revolucionario chino. En su multifacética personalidad resaltan sus dotes de pensador, poeta, organizador político, pedagogo, dirigente militar y estadista.



Partiendo del aforismo leninista de que “El alma del marxismo estriba en el análisis concreto de las condiciones concretas”, Mao combatió siempre el dogmatismo libresco. En su trabajo “Oponerse al culto a los libros”(1930) Mao contrapone la investigación frente a la especulación libresca. “El método de estudiar las ciencias sociales exclusivamente en los libros es peligroso en grado sumo… Por supuesto que debemos estudiar libros de marxismo, pero ese estudio debe integrarse en las condiciones reales de nuestro país. Necesitamos los libros pero debemos superar la tendencia a rendirles culto lo que significaría un divorcio de la situación real. ¿Cómo podemos superar el culto al libro? La única forma es investigar la situación real con una metodología adecuada. Esa misma preocupación antidogmática se refleja en sus célebres trabajos: “Cuatro tesis filosóficas”, “Acerca de la práctica”, “Sobre la contradicción”, “Sobre el tratamiento correcto de las contradicciones en el seno del pueblo”, “¿De donde proceden las ideas justas?”.

Una constante en el pensamiento de Mao Tse Tung fue su lucha contra el dogmatismo. La “Revolución Cultural” puede ser también interpretada –no obstante su complejidad y de la lucha por el poder que detrás de ella se libró– a la luz de esa preocupación antidogmática y antiburocrática característica de Mao. Empero la difusión masiva del Libro Rojo, con sus inevitables esquematismos, plantea el problema de si Mao no incurrió finalmente en los errores del culto que tan duramente criticó. O sí, por el contrario, en las condiciones concretas de China, el “Libro Rojo” estría destinado a ejercer sobre su inmensa población un efecto pedagógico positivo muy coherente con la perenne vocación didáctica de su autor.


Foto: Taringa

Este libro fue publicado en abril de 1964 por el gobierno de la República Popular China y el nombre de Pequeño Libro Rojo le fue dado en occidente por su edición de bolsillo, especialmente hecha para un más fácil manejo y transporte, ya que los miembros del Partido Comunista debían llevarlo siempre consigo y su lectura era obligatoria en los colegios. El nombre coloquial en China es Libro Tesoro Rojo. De aquí se puede entender que sea uno de los libros más publicados de la historia ya que, si tenemos en cuenta que su lectura fue obligatoria durante varios años y considerando la tasa demográfica de chinos…bueno ustedes saquen su cuenta.

Lin Biao, ministro de defensa y jefe de las fuerzas armadas y responsable del desarrollo del culto a la personalidad en torno a la figura de Mao, fue el encargado de recopilar las citas que no eran otra cosa que pensamientos que Mao solía decir en sus discursos o directivas que ordenaba durante sus estrategias político-militares.

El libro sería uno de los instrumentos básicos de adoctrinamiento ideológico de las masas durante la época de la Revolución Cultural, cuando la doctrina del maoísmo fue ensalzada en China como evolución del marxismo-leninismo y culminación del pensamiento ideológico comunista. Durante este periodo, casi todo lo que se publicaba, incluyendo los ensayos científicos, debía contener citas de Mao. Su aprendizaje no sólo era obligatorio en los colegios, sino también en los lugares de trabajo, donde se organizaban grupos durante las horas de trabajo para estudiarlo. La defensa que se hacía frente a los que consideraban contraproducente emplear el tiempo en esta tarea era que su lectura producía una iluminación que redundaba en la mejora de la producción.


Foto: Chavezoides

Durante los años sesenta se convirtió en el icono más visible en la China comunista, más incluso que la imagen de Mao. Prácticamente todos los personajes que aparecían en los pósters creados por la propaganda del Partido Comunista, excepto el propio Mao, llevaban el libro en la mano. No era extraño que los Guardias Rojos propinaran palizas a las personas que no eran capaces de citar alguna cita de memoria.

Al finalizar la Revolución Cultural – la campaña de masas en la República Popular China organizada por Mao a partir de 1966- a comienzos de los años setenta, y sobre todo tras la llegada al poder de Deng Xiaoping en 1978, la importancia del libro fue disminuyendo paulitanamente y el uso de sus citas empezó a ser visto como un excesivo culto a la personalidad de Mao. Actualmente, aunque el lenguaje revolucionario de las citas de Mao ha caído en desuso en la China moderna, el libro se sigue imprimiendo para ser vendido principalmente como recuerdo turístico.

En pleno siglo XXI un libro como el de Mao solo puede servir para un análisis histórico de lo que fue una civilización como China hace ya más de 50 años y de cómo sirvió de inspiración para otras naciones comunistas emergentes. Aun así nunca esta de más echar un vistazo a un libro como este, para observar las huellas de una doctrina. Pueden descargarse el libro en pdf desde esta dirección: http://planetalibro.com.ar/ebooks/eam/ebook_view.php?ebooks_books_id=1509

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...