El soldadito de plomo de Hans Christian Andersen, el amor como fuerza primordial

‘El soldadito de plomo’, de Hans Christian Andersen es un cuento infantil, donde el amor es un valor primordial, arquetípico, capaz de resistir las calamidades y peripecias del mundo físico. La conducta de los juguetes del niño, la bailarina y el soldadito, se hacen modelo de su aprendizaje para la vida, a fin de que el valore las virtudes del amor de pareja con esta demostración de virtud de sus juguetes.

Un referente en los cuentos infantiles

Un referente en los cuentos infantiles

Un cuento infantil puede versar sobre aventuras de personajes inanimados, o aquellos que requieren el movimiento impreso de los niños como los juguetes, a los que se transfieren propiedades como el amor, el ansia de aventura, el valor, el temor o la envidia. Hans Christian Andersen (1805-1875), escritor danés celebre en el género infantil, quiso prefigurar el amor en los pequeños en las figuras de un soldadito de plomo cojo y una bailarina que se enamoran por ser los juguetes de un mismo niño. El soldadito participaba en la vanguardia de las batallas de juego de su amo y al anochecer las contaba a la bailarina al estar guardados los juguetes.

El cuento pasa por varias peripecias como la caída del soldadito por la ventana, su entrada al estómago de un ave que luego es llevada de comida a la casa del niño. El soldadito mientras estaba en peligro solo pensaba en su bailarina, en cierta forma, salvando la distancia de tiempo, nos recuerda algo el tema de la canción ‘Marionetas de Cartón’ del grupo Iracundos, que rescata la sensibilidad contenida aún en los objetos dedicados al teatro, por ser repertorio del arte que se convida al público. El amor está enunciado como una fuerza primordial, capaz de entronarse en la materia inerte, condicionando el ethos de estos seres que en el juego y el descanso tienen una conciencia de pertenencia y afecto.

El amor sobrevive luego de las peripecias
Este cuento ilustra la naturaleza del amor en los niños, mostrándolo como entrega, sacrificio, sinceridad con la pareja y otros valores como el compartir la aventura o el peligro final. En este relato el soldadito y la bailarina al reencontrarse caen al fuego y sus cuerpos de plomo se unen en una peana en forma de corazón, como la recompensa final a sus desventuras y esfuerzos. Es importante notar que el niño de la casa evita que se quemen por completo y rescata a las dos figuritas unidas por la base. El viaje de zozobra del soldadito solo refuerza el amor por su bailarina, al extremo de que al reencontrarse y verla en el fuego es él quien ingresa a las llamas para intentar salvarla.

Este es un cuento de aprendizaje para el niño dueño de los juguetes, quien aprende el amor como un valor que se debe manifestar en el mundo, y una fuerza que sobrevive la calamidad. El niño debe curar el descuido inicial de haber abandonado al soldadito en la ventana, y luego a la bailarina cerca del fuego, el conservarlos será la prueba de la virtud de estas figuritas, que prefirieron arriesgarlo todo a quedar separados nuevamente.

Este cuento presenta a un niño el aprendizaje del amor en la conducta prodigiosa de sus juguetes, un soldadito cojo y una bailarina de plomo, que separados por las peripecias del soldadito en su caída por una ventana, valoran como la más preciado su amor, descubierto después de las horas de fuego. El mundo mágico de los juguetes, se hace un microcosmos del mundo que el niño debe entender, donde el amor es un valor deseable, sustento de la vida.

Leer El soldadito de plomo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...