El viejo y el mar de Ernest Hemingway

Cuando le entregaron el Premio Nobel de Literatura, casi toda la crítica y el undo enero estaban totalmente de acuerdo en que así debía ser y el motivo era sencillo. Con obras como El viejo y el mar, concibió un uevo concepto en el arte de las letras, involucrando más motivos literarios con lo que cargaba aún más de simbolismo su obra. Sin dudas que este título, resume su labor y es al mismo tiempo, una de las más importantes novelas cortas de la historia literaria.

Cuando hablamos de novelas cortas que han trascendido en el tiempo y se han convertido en las mejores obras literarias del mundo, solemos mencionar entre ellas la obra máxime de Ernest Hemingway, El viejo y el mar, una obra que parte de un hecho real que ocurrió en 1935, cuando un pescador se enfrenta, primero con un enorme pez y luego con los siempre terroríficos tiburones.

Este relato del cual se enteró Hemingway, decidió plasmarlo en esta fantástica obra, que ha despertado críticas favorables en todo el mundo y lo ha transformado en uno de los escritores norteamericanos más reconocidos mundialmente. Asimismo, la aceptación que tuvo de parte del público ha sido óptima, y prácticamente se ha tornado imposible mencionar grandes autores y dejarlo fuera de la lista.

libro1.jpg

Libro El viejo y el mar. Foto: vagos.es

Nacido el 21 de julio de 1899 en Illinois (Chicago), descubrió su pasión literaria de pequeño, cuando gustaba de leer en la tranquilidad de los bosques, a donde se retiraba a dar un paseo y sentarse en algún sitio a disfrutar de sus libros. Es reconocido también por sus méritos en la Segunda Guerra Mundial, cuando por iniciativa propia, decide reconquistar París para los aliados, lo que le valió una condecoración por parte de las autoridades.

Recibió el Premio Nobel de Literatura en 1954 y el 2 de junio de 1961 se quita la vida en Ketchu, Idaho, padeciendo profundas depresiones. El método empleado fue de un disparo, tal como lo hizo su padre años atrás.

Sin duda que lo principal de la obra es la enorme variedad de motivos literarios que podemos encontrar: la esperanza, la pobreza, la soledad, el peligro, la amistad y el cariño son algunos de ellos. Lo singular de esto es que se encuentran en una obra muy breve, donde estamos acostumbrados a encontrar simplemente uno o dos temas en otros autores.

Como mencionábamos anteriormente, el tema principal es la captura de un enorme pez y la lucha que traba el viejo con el mismo, que lo lleva a la deriva por unos cuantos días hasta que logra matarlo. Además aparecen en escena los tiburones, atraídos por el olor de la sangre que emanaba el pez capturado, lo que lleva al viejo a entablar una nueva lucha, esta vez con los tiburones, los cuales se aleja una vez que no tenían más que comer, por lo que el personaje principal arriba simplemente con el esqueleto de su presa.

Sobre los personajes podemos acotar que son muy pocos los que aparecen aquí, y casi todos lo hacen mediante la acción o por pensamientos de los otros personajes. Un ejemplo de esto último es el momento que el viejo, ya en alta mar, desearía que se encontrara el muchacho con él para ayudarlo, así lo trae a escena sin que este presente.

El personaje principal es Santiago, el viejo, a quien describe como un hombre humilde y orgulloso al mismo tiempo. Muy agradecido de la compañía de su amigo, Manolín (el muchacho) se demuestra muy creyente cuando se encuentra a la deriva y deseando capturar al pez que lo arrastra hacia el mar.

Todo en él era viejo…” se exclama en la presentación, “…salvo sus ojos; y éstos tenían el color mismo del mar y eran alegres e invictos“. No es posible realizar una mejor descripción sobre el personaje principal, ya que se pueden imaginar su aspecto sin necesidad de leer sus rasgos físicos, también explícitos en la obra.

Con un singular gusto por las grandes ligas de béisbol, se demuestra fanático de ese deporte. Sus viajes en solitario lo hacen reflexionar ya que no tiene otra cosa con qué distraerse, ni siquiera una radio, un objeto inalcanzable para él, económicamente hablando.

Este personaje, además de la humildad, se ve caracterizado por el sentimiento de abandono que tiene. Tras la pérdida de su esposa, el viejo se siente muy solitario y la extraña de verdad. Cuando no tiene con quién hablar, habla solo en voz alta, y allí es donde se nota más su abandono.

viejo.jpg

El viejo. Foto: confiar

Por otro lado encontramos al “muchacho“, Manolín, y la relación entre ambos es de afecto verdadero, de amistad sincera. El viejo enseñó a pescar al joven y tras tres meses de no pescar nada, los padres de éste deciden sacar al muchacho de ese hombre con mala suerte y lo pasan a otro barco. Pero Manolín admiraba de verdad a Santiago y cada vez que podía lo ayudaba en sus faenas.

La relación entre ellos puede catalogarse incluso como de padre a hijo. El muchacho quiere de verdad al viejo y lo cuida mucho, preocupándose por su alimentación y vestimenta, principalmente cuando comienza a preocuparse por la llegada del invierno y piensa en conseguirle una nueva chaqueta y una frazada, para que no sufra el frío en esa estación.

La mayor muestra de cariño y afecto se da cuando se reencuentran luego de la captura del pez. El viejo piensa mucho en la gran ayuda que hubiera sido tener al muchacho con él, y éste a su vez, iba todas las mañanas a su casa para ver si había regresado. Al encontrarlo larga el llanto. Con la excusa de salir a buscar café, llora durante todo el camino y allí decide que desea volver a pescar junto a él dado que aún tiene mucho por aprender. Recordemos que el viejo fue quien enseñó a Manolín a pescar cuando éste tenía tan solo 5 años, y por eso la fuerte unión que tienen y la estrecha relación que se asemeja a la de un padre con un hijo.

Los animales también son protagonistas fundamentales de la obra y tienen una participación fundamental en la misma, principalmente durante la estancia del viejo en alta mar capturando al gran pez, y luego en su lucha con los tiburones. No debemos olvidar a los delfines, catalogados como personajes “buenos” en la obra. Por ello es que no solo los personajes humanos tienen un papel principal asignado en la novela.

La historia se basa en un momento de la vida de un pescador cubano y se desarrolla en un lugar próximo a La Habana. Asimismo, el mar es el espacio donde ocurre casi toda la acción, aunque encontramos lugares cerrados como la casa del viejo. En cuanto al tiempo, sabemos que es septiembre. Igualmente no posee ningún carácter simbólico en la obra.

Esta obra muestra el por qué del Premio Nobel recibido por el autor, donde nos deja ver lo que adujeron a la hora de la entrega del mismo. El mismo fue entregado por “la maestría estilística en el arte de la narración moderna” y si apreciamos la alta carga simbólica que tiene, basada en los motivos literarios, realmente es un innovador en el arte de las letras.

Su obra ya ha trascendido fronteras y hoy en día es reconocida en todas partes del mundo, al igual que el autor, quien será siempre recordado como uno de los más importantes autores norteamericanos en la historia de la Literatura y como uno de los más grandes novelistas de toda la Historia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...