Eugenia Grandet, de Honoré de Balzac

Honoré de Balzac fue uno de los novelistas franceses más importantes de la primera mitad del siglo XIX, y, junto a Flaubert, uno de los mayores íconos de la denominada novela realista. Puedes leer aquí Eugenia Grandet, una de sus novelas más importantes, y que sería parte de su monumental obra inconclusa, la Comedia Humana, integrada por varias decenas de novelas con el fin de describir de exhaustivamente a la sociedad francesa de su tiempo.

Puedes leer gratis el libro Eugenia Grandet (Eugéne Grandet), una novela de Honoré de Balzac publicada en el año 1833.

Considerada por gran parte de la crítica y lectores como la obra cumbre de Honoré de Balzac, es una de las piezas fundamentales de su ambicioso proyecto, inconcluso, La Comedia Humana.

La trama gira alrededor de la heroína que da nombre a la novela, una mujer que no es del mundo en medio del mundo. Hija de un rico inversionista, tan bella como delicada, Eugéne se ve asediada por dos importantes e influyentes familias burguesas que desean hacerse de su mano, no obstante, ella mantiene su principio de guardar fidelidad a su verdadero amor, su primo Charles.

Oprimida por las convenciones sociales imperantes de la época, así como por la ambición y avaricia de su padre, su carácter habitualmente influenciable y sumiso se rebela
firmemente por amor. Sin embargo, ese mismo amor colmado de pureza que la ayuda a madurar es también la causa de su soledad, la monotonía y la melancolía que enmarcan su estéril existencia.

La obra emplea tanto recursos románticos como realistas, y a lo largo de ella se percibe la desbordante fuerza vital y pujo de de Balzac, cuyo espíritu bohemio y excéntrico, así como su continua búsqueda de gloria, ambición política, y amores secretos y paralelos por momentos transformaron al escritor en personaje.

Honoré de Balzac (Honorato de Balzac) nació el 20 de mayo de 1799 en Tours. Llegado a París en 1816 para estudiar derecho, abandonó la carrera en 1819 para abocarse a la literatura, empleando diversos pseudónimos para escribir.



En 1825, tras una seguidilla de fracasos, prueba suerte en distintas actividades comerciales vinculadas al mundo editorial, sin embargo tampoco logra prosperar en ello, obteniendo únicamente deudas. A pesar de una especie de madrinazgo de Madame de Berny, la cual era quince años mayor que él, y con la que mantuvo relaciones que le abrieron numerosas puertas de la exclusiva escena cultural parisina, debió sobrellevar una penosa situación financiera por largo tiempo.

En 1829, contando con 29 años de edad, encuentra por casualidad un pequeño tomo referente a la Guerra de los Chuanes, el cual le sirve de inspiración para una novela.

Sin apoyo financiero, y numerosas deudas en la espalda, decide pedir alojamiento en casa de un amigo de su padre, el general barón de Pommereul, al cual escribe y con el que se entrevista en Fougéres. Es en este lugar que dará forma a su primer novela firmada con su nombre. La misma, que sería publicada bajo el nombre de El último chuan, registra escasas ventas, no obstante, logra que su autor se destaque de otros escritores emergentes. Pasarán sólo unos pocos años para que se convierta en el personaje del momento, así como en el autor más prolífico de París.

Tanta productividad no es sino, fruto de su peculiar hábito de escribir alrededor de 15 horas diarias
, sumido en la tranquilidad de la noche, y recuperando energía gracias a litros de café negro, todo ello realizado en un total aislamiento, algo que constituyó un debate tradicional en la crítica, la cual se cuestionaba de dónde podía obtener Honoré de Balzac información tan precisa como diversa (acerca de sociedad, economía, sucesos y habladurías) la cual se observa en enormes dosis en su obra.

Sus primeros sucesos literarios a nivel público se dan en 1831: La piel de zapa, y tres años más tarde, Papá Goriot, un éxito extraordinario cuando logra aparecer en La Revue de Paris. Es esta la primera vez en que aplica la novedosa idea de que sus personajes interactúen en distintas novelas.

En 1833 conoce a quien sería el amor de su vida, Eveline Hanska, una condesa de origen polaco casada. Mantendrá con ella relaciones esporádicas, motivo por las cuales inclusive realiza un viaje a Rusia, todo esto de manera encubierta, hasta que la condesa enviuda en 1842. El escritor contrae matrimonio con Eveline Hanska el 14 de mayo de 1850, sólo unos pocos meses antes de su muerte (18 de agosto).

En 1842 Balzac decide utilizar el título de Comedia Humana, inspirado en la obra de Dante, para el conjunto de sus novelas. De este importante proyecto, 50 de las 137 novelas que lo integraron quedaron incompletas.

La Comedia Humana presenta un detallado panorama de la vida francesa en los años siguientes a la caída de Napoleón Bonaparte en 1815.

Gracias a esta pura y detallada representación de la sociedad, Balzac es reconocido como uno de los fundadores el realismo en la literatura europea. Sus personajes multifacéticos, aún aquellos menores, son complejos, moralmente ambiguos, y completamente humanos.

Imprime a los objetos inanimados personalidad; la ciudad de Paris, escenario de la mayor parte de sus escritos, adopta muchas cualidades humanas
. Su obra ha sido una importante influencia para distintos autores famosos, incluyendo a novelistas como Marcel Proust, Émile Zola, Charles Dickens, Gustave Flaubert, Marie Corelli, Henry James y Jack Kerouac, así como importantes filósofos, tales como Friedrich Engels.

Balzac era un firme creyente de que cada individuo posee una reserva de energía limitada: si se vive con intensidad, se quema la vida. Este destino se vio ilustrado dramáticamente el símbolo de La piel de zapa.

Su cuerpo fue enterrado en el Cementerio de Père-Lachaise de París, y su figura se conmemora por medio de una monumental estatua encargada al famoso escultor Auguste Rodin, la cual se encuentra ubicada en la intersección de los boulevard de Raspail y Montparnasse.

Víctor Hugo
pronunció las siguientes palabras en su sepelio: “A partir de ahora los ojos de los hombres se volverán a mirar los rostros, no de aquellos que han gobernado, sino de aquellos que han pensado.”

En su funeral estuvieron presentes también destacadas figuras de la literatura, como Frédéric Lemaître, Gustave Courbet, Alejandro Dumas padre e hijo, entre otros tantos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...