Gabriel Celaya, el poeta que quiso cambiar el mundo

A nuestro juicio, la poesía no es el vehículo más adecuado para expresar contenidos políticos o sociales. Sin embargo, durante un tiempo, se creyó que se podría crear una lírica que llegase a la mayoría y fuera arma útil para cambiar el mundo. Su abanderado fue Gabriel Celaya, pero sus frutos fueron prosáicos y de escaso valor. Mayor mérito tienen sus composiciones anteriores, de corte surrealista, y las posteriores, más experimentales.

La poesía no es, a nuestro juicio, el mejor vehiculo para plasmar ideas políticas y sociales. Para ello, existen otros géneros, como el ensayo. Sin embargo, durante unos años –los centrales del siglo XX- se intentó mostrarlas a través de ella. Es lo que se conoce como poesía social.

Gabriel Celaya

Gabriel Celaya

Fue un craso error, pues, al margen de mínimas excepciones, los resultados fueron decepcionantes: una lírica prosaica, tendenciosa y estéticamente pobre. Afortunadamente, sus cultivadores pronto se dieron cuenta de ello y abandonaron estos temas.

Y es que el género –a nuestro modo de ver- nunca puede ser mayoritario, como pretendían, ya que el lenguaje poético es, por definición, connotativo. En el, las palabras escapan de su significado real para cargarse de contenidos metafóricos o simbólicos y ello dificulta su comprensión. Además, lo estéticamente bello debe estar presente; de lo contrario, no estaremos ante poesía, sino ante otra cosa.

Los dos grandes adalides de esta corriente fueron Blas de Otero y, sobre todo, Gabriel Celaya, quienes, durante unos años, trataron de hacer llegar la poesía ‘a la inmensa mayoría’, en palabras del primero, y convertirla ‘en un instrumento para cambiar el mundo’, en las del segundo. Para conseguirlo, se obligaron a simplificar su obra y ello supuso un desperdicio de su indudable talento.


Gabriel Celaya (Hernani, Guipúzcoa, 1911-1991), pese a sus estudios de ingeniería industrial, vivió desde muy joven el ambiente literario, nada menos que en la Residencia de Estudiantes, al lado de autores de la talla de García Lorca o Moreno Villa. Aunque ya antes de la Guerra Civil había publicado un primer volumen de poesías titulado Marea del silencio, casi toda su obra se desarrolla tras aquélla.

Una calle de Hernani, villa natal de Celaya

Una calle de Hernani, villa natal de Celaya

En efecto, después de unos años sin publicar, en 1947, aparecen La soledad cerrada y Movimientos elementales, que habían sido escritos con anterioridad y suponen una continuación de las ideas estéticas del Surrealismo.

Viene a continuación Tranquilamente hablando, compendio de composiciones que se inscriben en la temática existencial en boga pero cuyo incipiente prosaísmo ya anticipa su intención de convertir la poesía en un género mayoritario. Por esos años funda, además, la colección de poesía Norte, encomiable intento de enlazar con la lírica de la Generación del 27.

Pero, en los años cincuenta, llega la marea de la literatura social, las más de las veces una forma de encubrir el adoctrinamiento político con formas literarias, en la línea del realismo socialista. Y, junto a escritores escasamente dotados, otros que sí lo estaban y mucho sucumbieron a la moda. Uno de los más activos de éstos últimos fue Celaya, que, durante unos años desperdició así su fuerza poética. Sus Cantos íberos constituyeron una auténtica Biblia de la corriente.

Pronto abandonaría, por suerte, junto a su compañero de aventura Blas de Otero –otro poeta extraordinario- esta línea para acercarse a una poesía de tinte experimental, con Campos semánticos.

En suma, Gabriel Celaya, galardonado con el Premio Nacional de Literatura en 1986 y a pesar de su intento social, es un poeta multiforme y rico que constituye un excelente muestrario de las diversas tendencias de la lírica española de la segunda mitad del siglo XX.

Podéis leer una antología de sus versos aquí.

Fotos: Gabriel Celaya: Bushido Devill en Flickr | Hernani: La Máquina de sonrisas en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...