Historia de la Comédie Française

¿Por qué consideramos consagrar un artículo a la Comédie Française? ¿Dónde radica su importancia? En primer lugar lo hacemos porque se trata de la compañía de actores más antigua y famosa de Francia, caracterizada sobre todo por la calidad de sus puestas en escena. En segundo lugar, porque se trata se una institución íntimamente relacionada con el legado del dramaturgo y escritor Jean-Baptiste Poquelin “Molière“, máximo valedor de la llamada Maison de Molière, sede donde se desarrollan gran parte de las representaciones de la Comédie Française.

sede de la comédie française

Sede de la Comédie Fraçaise en la Plaza Collette, Paris.

Además de su valor histórico, podemos decir que esta compañía contribuyó a una cierta renovación de los modos y maneras del teatro europeo. Perteneciente al teatro nacional y directamente subvencionada por el Estado, la Comédie Française se caracterizó en su día por una alta calidad en sus interpretaciones, pues a los actores se les exigía casi la excelencia. Pertenecer a la institución teatral era todo un honor, pues tengamos en cuenta que ésta se fundó por decreto del rey Luis XIV, que el 24 de agosto de 1680 mandó unir tres de las más importantes compañías de teatro parisinas: L´illustre Théâtre, Théâtre dus Marais y Les Comediens du Roi de l´Hôtel de Bourgogne. Años antes, en 1673, fecha del fallecimiento de Molière, la compañía del autor galo, L´illustre Théâtre, se fusiona con su rival, Théâtre du Marais. Como vemos, los primeros pasos hasta conformar la gran compañía nacional de teatro.

Desde su conformación en el siglo XVII la Comédie Fraçaise hizo gala de su monopolio a la hora de llevar a escena obras en lengua francesa. Poco a poco su répertoire se fue ampliando hasta hacerse más que extenso, llegando en la actualidad hasta las  3.000 obras, entre las cuales se encuentran algunos de los autores más celebrados de las letras galas: Corneille, Racine, Molière… Para llegar a trabajar en la Comédie Française los actores debían de tener una preparación excelente, pues los requisitos eran muchos y muy duros. En su origen los intérpretes debían de ser diestros, y también capaces de recitar tanto en verso como en prosa.

Con el tiempo, y como es habitual, surgieron más compañías y la Comédie Fraçaise dejaría de arrasar con todas las subvenciones del Estado. Sin embargo, supo combatir la nueva competencia aferrándose más que nunca a los clásicos de siempre, sus principales valedores. Sin embargo, también se pudo apreciar una cierta voluntad aperturista al incluir obras de Alejandro Dumas o Víctor Hugo ya entrado el siglo XX. Con la llegada del cine y la televisión, la compañía empezó a participar activamente en los nuevos medios mediante producciones de películas o trabajos catódicos.

Aún hoy, la Comédie sigue engrosando su repertorio, y gracias a ella Francia ha podido conocer a algunos de los actores más importantes de las últimas décadas. Sara Bernhardt o Jeanne Moreau son dos de los ejemplos más mediáticos.

Más información en la Web Oficial de la Comédia Française.

Foto / Carles Toma¡s Marta

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...