Imprescindibles del relato policíaco

‘Arsene Dupin contra Sherlock Holmes’, de Maurice Leblanc, o ‘El asesinato de Roger Ackroyd’, de Ágatha Christie, son, entre otras, novelas fundamentales del género detectivesco.

Imagen de E. A. Poe
Hoy día abundan las novelas de género detectivesco en las que crímenes de toda índole son aclarados por los más peculiares investigadores. Especialmente desde la irrupción de los autores nórdicos, el éxito de este tipo de narrativa se ha multiplicado exponencialmente. Sin embargo, se trata de una modalidad novelística mucho más antigua que, por supuesto, cuenta con varios títulos y personajes imprescindibles, verdaderos clásicos del género, que todo aficionado debería leer.

El primero de ellos es el considerado relato inaugural del mismo: ‘Los crímenes de la calle Morgue’, de Edgar Allan Poe (Boston, 1809-1849), que además nos ofrece el primer detective inolvidable de la Literatura. Ambientado en París, narra el brutal asesinato de una madre y su hija en el apartamento donde vivían. Todos los indicios apuntan a la última persona que las vio con vida, Adolphe Lebon.

Sin embargo, el panorama cambia cuando Monsieur C. Auguste Dupin, un investigador aficionado, entra en escena para demostrar que aquél es inocente, pues los crímenes no han podido ser cometidos por un ser humano. Este personaje de Poe es, indudablemente, el modelo literario del protagonista de nuestro siguiente «imprescindible»: Sherlock Holmes. Sólo el literario, pues el real fue Joseph Bell, un antiguo profesor de Arthur Conan Doyle (Edimburgo, 1859-1930) en sus estudios de Medicina. Entre todo el mundo holmesiano, probablemente la historia más destacada es ‘El perro de los Baskerville’, por combinar magistralmente la narrativa policíaca con el misterio aparentemente sobrenatural. En esta aventura, el singular detective y su fiel escudero, el doctor Watson, se enfrentan a una supuesta criatura infernal que está cumpliendo la maldición que pesa sobre la familia Baskerville.

Anterior a la historia de Doyle es, sin embargo, ‘La piedra lunar’, de «Wilkie» Collins (Londres, 1824-1889), protegido y también rival literario de Charles Dickens. A partir del robo de un fabuloso diamante, se desatan crímenes y suicidios. En ella aparece por vez primera la figura del mayordomo, el peculiar Betteredge, y cuenta igualmente con un sagaz investigador, el sargento Cuff, que, pese a su fracaso inicial, termina desentrañando el misterio.

Figura de Holmes

Todos los protagonistas señalados hasta ahora trabajaban del lado de la Ley. No obstante, también ha habido personajes que, desde fuera de ella, se dedican a luchar contra el crimen. El propio cuñado de Doyle, E. W. Hornung, creó un «caballero ladrón» al que bautizó como Arthur Raffles. Pero, sin duda, el más destacado de ellos es Arsène Dupin, fruto de la imaginación de Maurice Leblanc (Ruán, 1864-1941) y que obtuvo en Francia tanto éxito como Holmes en Inglaterra. Incluso el escritor galo hizo que su refinado y aristocrático personaje se enfrentase a éste en ‘Arsène Dupin contra Sherlock Holmes’.

Claro que, si de investigadores francófonos hablamos, no podemos olvidar al belga Hércules Poirot, singular creación de Ágatha Christie (Torquay, 1890-1976). Aunque no es la primera de sus aventuras, merece destacarse ‘El asesinato de Roger Ackroyd’, por ser el primer caso al que se enfrenta tras retirarse de la policía y, sobre todo, por su sorprendente desenlace. No obstante, el más peculiar detective de todos los tiempos quizá sea el personaje trazado por Gilbert Keith Chesterton (Londres, 1874-1936). Nos referimos al padre Brown, cura católico de apariencia ingenua que posee una extraordinaria agudeza psicológica y a quién no hay criminal que se resista. Al parecer, su modelo fue el padre John O’Connor, amigo y mentor espiritual del escritor. Chesterton lo convirtió en protagonista de cincuenta historias cortas posteriormente recopiladas en cinco libros. Entre ellos, destaca el primero, titulado ‘El candor del padre Brown’. Por supuesto, los mencionados no son todos los grandes clásicos pero sí figuran entre los más destacados. Desde aquí, os animamos a que, si conocéis a otros, nos lo hagáis saber a través de vuestros comentarios.

Fuente: ‘El País’.

Fotos: R. T. Library y Elliott Brown.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...