Karl May, la aventura en las letras alemanas

Este 2012 que está a punto de acabar se han cumplido cien años del fallecimiento de Karl May, quién, pese a ser alemán y no haber salido nunca de su país, fue uno de los más populares autores del novelas del Oeste. Así mismo, escribió relatos de aventuras en Oriente y, para sus compatriotas, se sitúa a la altura de Emilio Salgari o Julio Verne.

"Villa Shatterhand"

"Villa Shatterhand", Casa Museo Karl May en Radebeul (Dresde)

No deja de resultar curioso que uno de los grandes escritores de novelas del Oeste que han existido naciera, no en Texas o California, sino en Ernstthal, es decir en el germano Estado de Sajonia y que sus obras se vendieran en medio mundo. Se trata de Karl May(1842-1912), de cuya muerte acaban de cumplirse cien años. Maestro de profesión y, durante un tiempo, asiduo visitante de las cárceles por delitos menores, encontró en la literatura un medio de vida.

Comenzó así una creación literaria destinada al público juvenil que le convirtió en el equivalente germano a Julio Verne en Francia o a Emilio Salgari en Italia. Porque, como las de éstos, pertenecen las novelas de May al género de aventuras y parecido fue su éxito. Son textos sin grandes aspiraciones artísticas, dotados de un estilo directo y ameno que encaja a la perfección con unos lectores ávidos de entretenimiento.

También resulta curioso que May jamás salió de su Alemania natal y, sin embargo, ambienta sus obras en dos escenarios lejanos: el Oeste americano y el Oriente próximo. Al parecer, se basaba en libros de geografía para no incurrir en errores de situación, algo que no obstante, le sucedía con cierta frecuencia. Los relatos orientales están protagonizados por Kara Ben Nemsi, que, como no podía ser de otro modo, cuenta con la ayuda del astuto árabe Halef Omar.

Por su parte, las novelas del Oeste tienen como héroe a Old Shatterhand, quién también tiene un ayudante, el noble jefe apache Winnetou. Entre éstas, cabe citar ‘En la boca del lobo’, ‘El hacha de guerra’, ‘Los salteadores de trenes’, ‘La muerte del héroe’ o ‘El testamento de Winnetou’. Y, entre las protagonizadas por Nemsi, ‘Los piratas del Mar Rojo’, ‘Al amparo del sultán’ o ‘Halef el temerario’.

Son sólo algunas muestras de una amplia producción que, como decíamos, fue traducida a numerosas lenguas. De su éxito nos da idea el hecho de que la última vivienda que ocupó, en Radebeul, bautizada como “Villa Shatterhand”, ha sido convertida en un museo que gestiona la Sociedad Karl May. Así mismo, se creó otro museo en su ciudad natal, Ernstthal. Incluso en España, donde la narrativa del Oeste alcanzó un importante desarrollo en los años cuarenta y cincuenta del siglo XX, sus obras se publicaron en fecha tan temprana como 1927 a cargo de Gustavo Gili con enorme aceptación por parte del público lector.

Fuente: Sociedad Karl May.

Foto: Sludgegulper.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...