La abadía de Northanger, de Jane Austen

Muchos consideran La abadía de Northanger como una obra menor dentro de la producción literaria de Jane Austen, pero lo cierto es que esta pequeña novela recoge todas las bases que caracterizan la personalidad literaria de Austen, sin llegar a las cotas de refinamiento de Emma o Sentido y Sensibilidad, eso sí. De este modo, temas como la literatura, la diferencia de clases o la polarización entre hombres y mujeres subyacen en esta obra, aderezadas con el característico sentido del humor de la escritora británica. La ironía y la crítica a la hipocresía de la sociedad victoriana caracterizan La abadía de Northanger, que nos cuenta la trayectoria vital de una adolescente, Catherine Morland, hacia la edad adulta, dejando atrás las novelas y la fantasía.

Fotograma de la adaptación al cine de 2007.

La abadía de Northanger fue escrita entre los años 1798 y 1799, sin embargo se publicó de manera póstuma en 1818 (Austen murió en 1817 a la edad de 40 años), de la misma manera que otra de sus grandes novelas: Persuasión. Pese a que no se encuentre entre los libros más conocidos de Jane Austen, lo cierto es que podemos decir que esta obra ha servido de referente para una de las novelas más aclamadas de la contemporaneidad: Expiación, de Ian McEwan. La investigación sobre la manera en que la literatura puede convertirse en suplente de nuestra propia vida, generando vivencias que no existen y modificando la percepción del mundo, se encuentra presente tanto en Catherine como en Briony Tallis, la narradora de la obra de McEwan. Un proceso intertextual que da buena cuenta de la influencia de la primera sobre la segunda.

Por otro lado, también es curioso comprobar cómo realiza Austen una operación literaria de mis en abîme, pues Catherine se encuentra leyendo una novela gótica famosa en la época, Los misterios de Udolfo, de Ann Radcliffe, al mismo tiempo que protagoniza sus propias peripecias. De esta manera ironiza la escritora sobre la educación femenina y sus desavenencias, del mismo modo que realiza una sátira sobre este tipo de lecturas.

El argumento de La abadía de Northanger es parejo al de otras novelas de Jane Austen. Una jovencita sin experiencia en la vida, Catherine, es invitada por unos amigos de la familia a pasar una temporada en el balneario de Bath. Ese entorno se convertirá para ella en un nuevo cosmos lleno de posibilidades, alimentando la ilusión de abrirse al mundo y enamorándose por primera vez. De este modo, ella misma se convertirá en la protagonista de una novela de misterio, de esas que tanto gustaban a las féminas de la época. Los acontecimientos de Bath y su propia imaginación, harán el resto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...